Mediante un telegrama publicado por el secretario de Estado, Pietro Parolin, el papa Francisco lamentó el "bárbaro ataque" ocurrido en el Manchester Arena, en donde murieron 22 personas y otras 59 resultaron heridas.

Según el comunicado, “Su Santidad el papa Francisco quedó profundamente entristecido al conocer las heridas y las trágicas pérdidas de vida causadas por el bárbaro ataque en Manchester", el cual fue atribuido por el Estado Islámico.

El sumo pontífice calificó el hecho como un “acto de violencia sin sentido" y expresó su solidaridad "con todos los afectados”, por quienes ofreció una oración.

El telegrama concluye señalando que el “papa Francisco invoca la bendición de Dios de paz, curación y fortaleza sobre” Reino Unido, “consciente de manera especial de los niños y jóvenes que perdieron sus vidas, y de sus apenadas familias”.

Cerca de 21.000 personas asistían a una presentación de la artista norteamericana Ariana Grande en momentos en que se produjo la explosión.