Donald Trump visitó un país carente de concepto de elecciones y cuyo pueblo jamás vio una urna, afirmó hoy el reelecto mandatario iraní, Hassan Rouhani, al rechazar críticas del presidente estadounidense y el rey saudita.

En su primera rueda de prensa tras confirmarse su victoria en las elecciones del pasado viernes, Rouhani definió como amigo al pueblo de Arabia Saudita al cual -aseveró- siempre hemos querido, y dijo confiar en que el gobierno de la monarquía Al-Saud 'escoja la senda correcta'.

'El poder central de una nación es su determinación nacional y esto se manifestará en su presencia en las elecciones del país y en emitir sus votos en las urnas', indicó el gobernante persa ante más de 300 periodistas iraníes y extranjeros acreditados en esta capital.

Rouhani recalcó que 'Trump vio una activa presencia de unos 45 millones de iraníes acudiendo a las urnas', pero visitó un país que no conoce el significado de las elecciones y su pueblo nunca vio urnas'.

'Esperamos que un día Arabia Saudita celebre elecciones para poner fin a gobernantes hereditarios y hacer al país mucho más poderoso', prosiguió mientras refutó acusaciones del rey Salman bin Abdulaziz a la república islámica por supuestamente promover y exportar el terrorismo en la región.

Consideró que el reino árabe ha mostrado numerosos escenarios y debe tener en cuenta que en la lucha contra el terrorismo, 'verter los fondos de la nación a las superpotencias nunca resuelve el problema', en alusión al acuerdo por 110 mil millones de dólares para comprar armas norteamericanas.

Asimismo, Rouhani puntualizó que en Iraq, Siria y El Líbano se ha enfrentado el terrorismo y el pueblo iraní apoyó y apoya a esos países mediante el envío de diplomáticos y asesores militares.

Respecto a la crisis en Siria, reiteró que Teherán cree que debe solucionarse por medios pacíficos, y citó como ejemplo que junto con Rusia y Turquía están cooperando para restablecer el cese del fuego a fin de crear una situación tranquila para el pueblo sirio.

Irán no escatimará esfuerzos para ayudar a restituir la paz y la tranquilidad en Siria y cree que la lucha contra el terrorismo debe estar a la cabeza de la agenda, puntualizó el presidente.

El terrorismo es una gran amenaza para la región y el mundo, y no hay más opción que la moderación, eso es algo que los sauditas deben saber, prosiguió en otra respuesta a los reporteros que le preguntaron de sus planes para mejorar la imagen de Irán frente a las alegaciones de Riad.

La república islámica, agregó, siempre ha favorecido un mundo libre de violencia y extremismo, y considera que la época de interferir en los asuntos de otros países, alentar guerras y financiar el terrorismo ya acabó.