Turquía y Rusia firmaron hoy una declaración en esta ciudad por la que acordaron eliminar las restricciones comerciales existentes entre ambos países, vigentes desde la crisis de relaciones ocurrida en 2015.

El documento fue rubricado por los viceministros Arkady Dvorkovich y Mehmet Simsek, de Rusia y Turquía, respectivamente, y en presencia de los jefes de gobierno Dmitri Medvedev y Binali Yildirim.

La ceremonia protocolar tuvo lugar durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro (BSEC), que con motivo de su 25 aniversario se celebra en Estambul.

El objetivo del acuerdo es normalizar y desarrollar las relaciones económicas bilaterales, lastradas hasta el momento por el embargo de Moscú a la importación de tomates procedentes de Turquía y el bloqueo del trigo ruso en el mercado turco.

El 24 de de noviembre de 2015 Turquía derribó un bombardero ruso en el límite aéreo de Siria, lo que desencadenó una crisis sin precedentes en las relaciones mutuas hasta que el 10 de agosto de 2016 los presidentes de ambos países decidieron normalizar los vínculos.