El Juez décimo de Audiencia, Carlos Solís, remitió a juicio oral y público a Sebastián Ruiz Romero, acusado de quitarle la vida a Juan Muñoz Monroy, el pasado 30 de abril, en un minisúper ubicado en Villa Fontana Norte (Managua).

Durante la Audiencia Inicial, celebrada la mañana de este martes en la Sala 28 de los Juzgados de Managua, el Ministerio Público presentó las pruebas documentales y periciales, entre ellas el vídeo de las cámaras de seguridad del negocio, en la que se evidencia el hecho.

Las pruebas, indican que el guarda de seguridad, se encontraba en horas laborales en el minisúper, cuando llegó Juan Muñoz en estado de ebriedad.

Presuntamente, la víctima (Juan Muñoz), quería irse del minisúper sin pagar dos cervezas que había consumido; y sostuvo una discusión y forcejeó con el guarda de seguridad, al punto que quería quitarle la pistola.

Al momento del forcejeo, el guarda de seguridad presuntamente, le disparó en el cuello, privándolo de la vida.

El Ministerio Público, quien acusa a Sebastián de homicidio, dispuso como testigo a Giovanni Francisco González, quien es trabajador minisúper y presenció los hechos; observando el momento en que se dio la discusión entre el acusado y la víctima.

Durante la audiencia inicial, Amy García, la abogada defensora del guarda de seguridad, solicitó ante el juez que se cambiaran las medidas de prisión preventiva por medidas alternas.

La abogada pidió que el acusado, estuviera bajo el cuidado y vigilancia de su esposa, Lucrecia, quien podría actuar como guardia o custodia del mismo; sin embargo la solicitud fue rechazada por el juez.

La autoridad judicial, indicó que todos los elementos de convicción que ofreció el Ministerio Público en el Intercambio de Información y Pruebas, determinan con probabilidad la participación y responsabilidad de Sebastián, en este hecho.

“Así lo establecen pruebas periciales, testigos presenciales, pruebas documentales (vídeo), donde se ve que el acusado privó de la vida a la víctima”, sostuvo Solís.

Por tanto, el juez admitió para Juicio Oral y Público, todos y cada uno de los medios de prueba ofrecidos por el Ministerio Público.

“Considero que estamos ante la presencia de un hecho punible grave, que los medios y circunstancias en que ocurrió el hecho, determinan con probabilidad la participación del acusado”, manifestó Solís.

Explicó que en este hecho, se ha vulnerado el máximo bien jurídico protegido por las leyes de la República de Nicaragua, como es la vida.

“Confirmo la medida cautelar de prisión preventiva, aplicada al acusado Sebastián Enrique Romero”, expresó Solís al concluir la audiencia.

La autoridad judicial, dejó a criterio del Juez de Distrito Penal de Juicio, establecer la fecha y hora en que se llevará a efecto el Juicio Oral y Público.