Legisladores de Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Belice, Panamá y Guatemala participan de la Conferencia de Parlamentarios y Parlamentarias de Centroamérica, República Dominicana y Belice que se desarrolla en Managua este 22 y 23 de noviembre.

En este encuentro, los legisladores expresaron sus opiniones personales sobre el diferendo entre Nicaragua y Colombia, coincidiendo que el fallo dictado por el máximo tribunal de justicia, debe ser acatado, pues no hacerlo es una “grave señal” para el derecho internacional.

Colombia en estado de rebeldía

Para el diputado Adonay Enríquez del partido Movimiento Libertario de Costa Rica, Colombia está protagonizando una actitud de rebeldía al no someterse al dictado jurídico de la CIJ, situación que podría perjudicarle en su futuro inmediato.

“Todos los países marcan sus diferencias, algunas veces uno se pone a ver que esas diferencias lo que atentan es hasta contra las misma nacionalidad de un país. El hecho que Colombia no quiera aceptar los designios de una ley es una responsabilidad propia de ese país, donde ellos tienen que ver con la salud propia de su país y como país que toma sus determinaciones, sus decisiones son respetables pero no compartidas, sus decisiones son aceptadas, pero no las compartimos porque en este mundo deberíamos luchar más por un equilibrio en todos los campos”, dijo Enríquez.

Agregó que Colombia al no aceptar el fallo “está enviando un mensaje de rebeldía, es un mensaje de rebeldía, porque lo obvio, correcto, lo subsanable, lo sano es acatar, entonces no tienen ninguna autoridad moral para opinar sobre ciertos temas que ellos no aceptan, que no comparten (…) si lo vemos así llanamente es una rebeldía”.

Opinó que Costa Rica el día que la CIJ brinde su fallo en el diferendo con Nicaragua tendrá que acatar la sentencia “por supuesto que Costa Rica es muy respetuosa a eso y nosotros no queremos ir contra la marea, ir contra la corriente”

Actitud colonialista

El legislador Fabio Vargas del Partido Revolucionario Dominicano, opinó que Colombia al mantener sus buques de guerra en aguas que la CIJ ha declarado son nicaragüenses, ofrece un mensaje colonialista e imperialista.

“Es lamentable que siendo Colombia un país hermano, latinoamericano tenga también actitudes colonialistas, porque sabemos que su punto territorial es algo distante los derechos marítimos que consagran los litorales de Nicaragua, entendemos que Colombia debe respetar los dictámenes que ha dado la Corte de la Haya”, declaró.

Considera que el gobierno colombiano al estar en un proceso de diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de  Colombia,  debe comprender que Nicaragua durante muchos años fue azotada por la guerra y “día saca cabeza pero siempre bajo los lineamientos democráticos, por tanto hacemos una reflexión al pueblo colombiano, a las autoridades colombianas que acepten los resultados de la CIJ que están consagradas en los derechos internacionales”.

“Poner buques de guerra, eso nomás se corresponde con los imperialismo, como quizás lo practicó Inglaterra cuando retomó (ocupó) las islas Malvinas, mal llamadas Falkland y le quitó a Argentina esa parte de su territorio y creemos que todavía hay tiempo de retomar una actitud pacífica y que creemos que los pueblos latinoamericanos no deben desangrarse y sobre todo no usar la fuerza militar como se está queriendo implementar en aguas que son de dominio constitucional del pueblo nicaragüense” , opinó Vargas.

La legisladora hondureña del Partido Demócrata Cristiano Sadia Argueta instó a Colombia a respetar el fallo de la Haya, así como Honduras y Nicaragua respetaron la sentencia dictada el 8 de octubre del 2007 sobre el diferendo marítimo. En esa época el entonces presidente Manuel Zelaya y el Presidente de Nicaragua Daniel Ortega recibieron el fallo jurídico en la ciudad de Ocotal y declararon que “no había perdedores, ni ganadores”.

“Como hermanos que somos pienso que Colombia debe respetarlo antes y ahora. No estoy a favor de lo que están haciendo los colombianos, pero esperamos que podamos seguir luchando porque son nuestras tierras, nuestras aguas, como hermana de Honduras de Nicaragua  siento que tienen que respetar el acuerdo”

La ex legisladora Jamileth Bonilla considera que Colombia tarde o temprano tendrá que aceptar el fallo y retirar sus barcos de guerra de las aguas nicaragüenses.

“Yo pienso que va a prevalecer el diálogo, va a prevalecer los llamados que tengan que hacer los organismos y Colombia va a escuchar, yo no creo que en estos tiempos de civilización se vuelvan a sonar los tambores de guerra en ningún país y menos en la región. Estoy seguro que los organismos van a comenzar a Colombia a que acepte el fallo”, opinó Bonilla.