Para evitarse problemas con las autoridades del vecino país, varios de los pescadores sanandresanos, dicen que buscarán la nacionalidad nicaragüense para no tener problemas con las autoridades que ejercen control en alta mar.

Hoy los pesadores industriales colombianos tienen opiniones divididas por lo que será en adelante la explotación de los recursos pesqueros en la zona de Serrana, Serranilla y Quitasueños, islotes que reconoció la CIJ son de Colombia, pero que quedaron enclavados en el mar territorial que pasó al dominio de Nicaragua.

Para gran parte de los pescadores colombianos, el gobierno nacional no ofrece las garantías necesarias para desarrollar sus actividades en la zona, ya que, sus barcos, estarían a expensas de las autoridades nicaragüenses.

Sin embargo, el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, garantizó a las familias que viven de la pesca en esa zona que podrán seguir ejerciendo su labor.

“Ese derecho, queridos hermanos de San Andrés, no se les está negando, no se les va a negar y ya encontraremos la forma de tomar acuerdos para que ustedes puedan desarrollar en base a lo que ha resuelto la Corte Internacional de Justicia”, añadió, haciendo extensivo el mensaje de las familias de Providencia y Santa Catalina quienes aseguró en base a lo antes expuesto bien pueden “continuar con sus labores de pesca” y alimentando a sus familias y comunidades.

“Les quiero decir a nuestro hermanos de San Andrés que los sentimos, los seguimos viendo y viviendo con ellos como nicaragüenses”, expresó.

Y es que, en el instante que se producía la determinación de la Corte, en el área general de pesca, que era mar territorial colombiano, habías mas de 20 embarcaciones en plena actividad, barcos que hoy continúan en mar jurisdiccional colombiano., dentro de las 12 millas que la corte estableció a cada cayo colombiano, pero sin saber cómo moverse porque ahora esas aguas son del país centroamericano.

La situación que se registra con esos barcos y sus ocupantes ha provocado que gran parte de los pescadores sanandresanos, propongan como alternativa obtener nacionalidad nicaragüense para, de alguna forma, garantizar que no tendrán problemas para continuar desarrollando sus actividades en los bancos de peces en los que de manera ancestral ha derivado su sustento.

El planteamiento de la doble nacionalidad está  haciendo carrera al interior de las agremiaciones de pesca y en otros círculos de la población insular debido a que se tienen desconfianza de los anuncios hechos por el presidente colombiano Juan Manuel Santos, quien prometió el desarrollo de un “Plan San Andrés”  que incluye la declaratoria de una emergencia económica y social, como herramienta para la aplicación de políticas de estado que permitan atender el impacto del fallo de la CIJ sobre la población de las islas.