El Segundo Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, dijo que el ajuste del 2 por ciento en la tarifa de energía eléctrica es para compensar el impacto del incremento del petróleo y el bunker en el mercado internacional, y enfatizó que lo más importante es que se mantiene el subsidio para los consumidores de menos de 150 kilovatios/hora.

Dijo que gracias al esfuerzo del gobierno “hemos tenido en los últimos años reducciones en la tarifa de energía eléctrica de un 17 por ciento y ante una realidad de mercados internacionales, porque si está caro, lo compramos más caro, pero incidimos en beneficio de las grandes mayorías”.

El diputado Wilfredo Navarro precisó que con el incremento del petróleo a nivel internacional, en Nicaragua se ha logrado que el gobierno, la empresa privada y los mismos trabajadores lleguen a acuerdos que impacten en lo mínimo en la economía del país.

Ese 2 por ciento (de ajuste tarifario) creo que es una solución que no va a incidir mucho en el bolsillo de los trabajadores y permite que se mantengan los subsidios a casi 800 mil personas”.

Dijo que si fuera cierto lo que han dicho los “magos de los desastres” en materia económica del país, si eso fuera cierto Nicaragua estaría en una crisis total. Afirmó que ese 2 por ciento no va tener incidencia en el deterioro de la economía.

El analista político Cairo Amador dijo que si se multiplican 800 mil hogares por 4.5 hogar “estás hablando de más de dos millones y medio de personas que se benefician en sus ingresos con esa media (el subsidio para los que consumen de 150 kilovatios/hora para abajo)".

Amador dijo que ese beneficio es una especie de salario social que incide en la pobreza, en el estándar de vida de gran parte de la población y “variar eso sería afectar a un sector de los nicaragüenses”.