Un tiroteo ocurrido hoy en un asilo de ancianos del estado norteamericano de Ohio dejó saldo de cuatro muertos, entre ellos el jefe de la policía de Kirkersville, Eric Disario.

El alguacil del condado de Licking, Randy Thorp, informó que Disario, de 36 años, respondió esta mañana al reporte de un hombre armado con una pistola en esa institución, y en su última comunicación por radio dijo que tenía el sospechoso a la vista.

Cuando otros agentes llegaron al lugar de los hechos descubrieron al oficial tendido en la calle, y luego encontraron otros tres cuerpos en el interior del asilo Pine Kirk Care Center de Kirkersville, ubicado a 25 millas de la ciudad de Columbus.

Según las autoridades, dos de los otros cadáveres corresponden a trabajadores del centro, y estiman que el cuarto cuerpo es el del asesino, aunque no está claro cómo murió, ni se han aclarado las razones del crimen o el tipo de arma utilizada.

John Kasich, gobernador de Ohio, envió un mensaje de condolencias al pequeño pueblo de Kirkersville, que alberga a poco más de 500 residentes, y expresó que el estado está de luto por la pérdida de Disario, 'quien murió en el cumplimiento de su deber'.

El oficial solo llevaba tres semanas como jefe de la policía local, era el padre de seis hijos y esperaba otro.

Algunos estimados sostienen que en la actualidad existen 300 millones de armas de fuego en Estados Unidos, país con una población de 318 millones de personas.

Las discusiones en torno a la posesión de armamento y a la importancia del control de antecedentes a la hora de realizar una venta resulta frecuente en la sociedad norteamericana, la cual reporta unas 30 mil muertes al año -incluidos 14 mil suicidios- causadas por esos artefactos.