“El pacto de Bogotá es un  tratado de solución pacifica de controversias y para dirimir conflictos entre los países miembros no tendría ningún efecto sobre la decisión  de la Corte”, recalcó.

Abello señaló que si la decisión se toma hoy solo hasta dentro de un año  la Corte dejaría de tener competencia para cualquier caso.

El especialista dijo que “Colombia está quedando como un mal perdedor” tras conocer la decisión que favoreció a Nicaragua.  

Sobre la carta que anunció la canciller María Ángela Holguín sería enviada al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo que el único efecto es manifestarle su inconformidad sobre el fallo. “No creo que nos sirva para nada. Podrá explicar porque Colombia decide no someterse a las decisiones de la Corte internacional de la Justicia, nada más”, puntualizó.

El internacionalista manifestó además que lo único que por ahora se puede hacer es pedir una aclaración de la sentencia ante la misma Corte Internacional para saber Colombia va a ejercer soberanía en los cayos de Serrana y Quitasueño.

Manifestó que el patrullaje de embarcaciones de la Armada Nacional, en aguas internacionales de Nicaragua de acuerdo al fallo de la Corte de La Haya, solo puede intensificar el conflicto con el país vecino.