La llegada del invierno ha provocado que los planes contra los mosquitos causantes del dengue, chikungunya y zika, se intensifiquen en los barrios capitalinos y particularmente en el Adolfo Reyes del Distrito Cinco.

Nadie en este barrio quiere enfermarse y por eso, cada familia asumió su responsabilidad de limpiar sus hogares y permitir el ingreso de los fumigadores que visitaron 390 viviendas.

"Vamos a proteger a unos 2500 habitantes de estas enfermedades y de esta manera se está trabajando en todos los barrios de Managua con la lucha antiepidémica y las jornadas de abatización", dijo Carlos Lacayo, coordinador de los fumigadores del Distrito Cinco.

Explicó que con la fumigación matamos el zancudo adulto y con la abatización eliminamos la larva.

Reconoció que la población ha tomado conciencia y está asumiendo su responsabilidad para no enfermarse.

"Ha sido muy bueno estas fumigaciones porque es la única manera de acabar con los zancudos, por eso nos involucramos fuertemente para que nuestros hijos no se enfermen", comentó Lorena Fonseca, residente en el citado barrio.

Añadió que la primera responsabilidad es la de la familia, que debe mantener limpios sus hogares y eliminar todo objeto que pueda acumular agua.