Sin embargo señaló que en todos los países de América Latina ha habido presencia de la roya en los cafetales desde hace muchísimos años, pero se ha convivido con ella en las últimas décadas, al igual que se ha hecho en Nicaragua.

“La roya la tenemos en casi todo el país, pero ha habido control, sin embargo hemos venido trabajando con técnicos del gobierno, entre ellos los del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, del Ministerio de Economía Familiar, Cooperativa y Comunitaria, del Ministerio Agropecuario y Forestal y con los de la Dirección de Sanidad Agropecuaria.

Agregó que también se está trabajando con los técnicos de los productores para el manejo de esta enfermedad porque hasta ahora no se ha encontrado un mecanismo de eliminarla, pero sí de controlarla y convivir sin afectaciones para el sector productivo.

Década de convivencia controlada en Nicaragua

Añadió el compañero Bucardo que hay mecanismos, hay tecnología en el país y lo que ahora se necesita que los cafetaleros puedan aplicar los niveles de control de esta enfermedad en cada sus cafetales y en ese sentido explicó que se está trabajando con comisiones por municipio a nivel departamental, de tal forma que nos permita enfrentar y mitigar los efectos que pueda tener la roya en el café para los próximos años.

Explicó el ministro que “desgraciadamente tenemos que convivir con él, pero bajo control y no nos planteamos eliminarla porque es difícil dado que estamos integrados en la región centroamericana y las enfermedades se pasan de uno a otro país con facilidad”.

Destacó que el control de la enfermedad tiene que ver con el buen manejo para que  afecte lo menos posible a los cafetales nicaragüenses y eso tiene que ver con labores culturales y con aplicación de algunos insumos para manejo y control de la enfermedad.