Agrega la comunicación que las sentencias, tanto nacionales como internacionales, es necesario respetarlas y cumplirlas.

Además advierte que si uno cree en el derecho como mecanismo civilizado para resolver los problemas entre las personas, entonces debe creer en él no sólo cuando gana sino también cuando pierde.

"Lo más importante es que conservamos las Islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que es donde vive gente, donde viven los colombianos, a los cuales debemos ahora rodear."

Según la Judicatura, la conservación de los cayos también es significativa, por su impacto en el subsuelo marino, en el espacio aéreo y en el propio mar territorial: “la terre domine la mer”, dice el principio de derecho internacional público.

Sin embargo “ello no es impedimento para confesar que estamos tristes por la reducción de nuestra frontera marítima con Nicaragua y el país entero está unido en el dolor de una patria que se entiende amputada”, dice la comunicación.