Gómez manifestó que Nicaragua en base al dictamen jurídico, puede enviar sus barcos pesqueros y faenar en sus aguas con todas las prerrogativas que establece el derecho internacional, “ya que esas aguas son nicaragüenses.

“Lo podría calificar de inaudito, no es posible, yo como juez comunitario, yo pertenezco a un tribunal internacional, no es posible que ningún estado pueda decir yo voy aceptar lo que me conviene, pero me voy a rechazar lo que me perjudica”, citó el magistrado centroamericano, al referirse a la posición tomada por Colombia, cuando el presidente de la CIJ terminó de leer la sentencia que restablece unas 200 millas de mar territorial a Nicaragua.

“Cuando uno se somete a la jurisdicción de un tribunal internacional tiene que cumplir la sentencia, no es posible rehuirla, debe cumplirla y acatarse”, remató Gómez.

Agregó que si Colombia persiste en su actitud de no acatar la sentencia, Nicaragua bien puede acudir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que sea esta instancia la que obligue su cumplimiento.

“Si Colombia persiste en su negativa de cumplir una sentencia de esta índole se va a convertir en un escaria del derecho internacional y Nicaragua podría acudir al Consejo de Seguridad. Imagínese que Nicaragua en base a la sentencia mande a su flota pesquera a pescar en sus aguas, porque son aguas nicaragüenses y que Colombia las intercepte con una fragata militar tendría un incidente gravísimo… ¿y qué va hacer Nicaragua? acudir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, refrendó el funcionario de la Corte Centroamericana de Justicia de origen salvadoreño.

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia Rafael Solís, considera que la posición de Santos fue producto del impacto de conocer que su país perdió en el terreno jurídico, pero que cuando se “calmen las aguas” terminará aceptándola.

“Creo que la van a acatar, no hay más instancias a la que recurrir es la última instancia de manera que van a terminar acatándola, me parece que lo van a terminar haciendo, es de ineludible, es inapelable”, señaló Solís.

Sobre el acto oficial de Unidad Nacional celebrado en la Plaza de la Revolución y que fue encabezado por el Presidente de la República Daniel Ortega Saavedra, el magistrado señaló que fue brillante y muy atinado.

“Brillante y atinado, muy atinada la participación de los ex presidentes y ex cancilleres, creo que fue una buena oportunidad para demostrar la unidad que existe en el país alrededor de este tema”, sentenció Solís.

Sentencia también es válida para Honduras y Costa Rica

El magistrado Francisco Rosales comparó la posición de Colombia, con la actitud de “un niño malcriado” porque no puede decir “acepto esto y no acepto lo otro”.

“Cuando acudís a la jurisdicción y te sometes a esa jurisdicción, no podes decir la cumplo en parte la sentencia, no hay salida, el efecto, es efecto erga omnis (es válido para todo el mundo) no solamente es válido para Colombia, también es válido para Honduras y es válido para Costa Rica en cuanto a los límites marítimos se refiere”, explicó Rosales.

Calificó la sentencia de histórico “porque es una victoria absoluta sobre el derecho que Nicaragua tenía en el mar territorial”.

Y en caso que Colombia invada nuestras aguas, se le puede demandar ante la CIJ por daños y perjuicios.

El Presidente de la Contraloría General de la República, doctor Guillermo Arguello Poessy, dijo que mal hace el mandatario colombiano al decir que no acata una parte de la sentencia y lo instó a reflexionar, pues podrían en peor posición a su país.

“Es triste y lastimoso que un gobierno como el Gobierno de Colombia con una trayectoria de juristas notables, venga ahora a decir que desconoce una sentencia en la parte que no le beneficia. Yo creo que es cosa de tiempo, dejar que las aguas se calmen un poco”, opinó.

Argüello Poessy finalizó diciendo que Colombia ya no puede acudir a ningún otro tribunal, incluso retomó su famosa frase porque “a la corte celestial se va en el juicio final y por la tarde, no abre en la mañana”.