El ministro de Obras Públicas de Somalia, Abbas Abdullahi Siraji, murió la noche de este miércoles tiroteado por guardias de seguridad frente al palacio presidencial en Mogadiscio (capital).

Abdullahi, de 31 años, falleció después de que los guardias abrieron fuego contra el vehículo con el que se disponía a entrar en el palacio presidencial porque consideraron que se trataba de un "coche sospechoso".

El policía Nur Husein relató a la agencia de noticias Reuters que los guardias de seguridad dispararon contra el coche de Abdullahi porque bloqueaba la calle y creían que podía ser un truco para atacar al auditor general de Somalia, Nur Fará.

Por su parte, el presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi, anunció que volverá de su viaje a Etiopía para asistir este jueves al funeral del ministro que se celebrará en la capital.

"He reducido mi visita para asistir al entierro estatal de mi ministro", expresó conmovido el presidente tras conocer lo sucedido.

"Farmaajo", como es conocido el primer mandatario, ordenó la detención de los responsables y ya los cuatro guardias responsables de los disparos fueron detenidos.