Brad Pitt rompió el silencio y contó la verdad de su separación de Angelina Jolie, luego de casi 8 meses de la ruptura, el actor de Hollywood brindó una entrevista en la que habló de todo.

En conversación con GQ Style, Brad se animó, finalmente, a contar su versión de los hechos, sorprendiendo que se hace totalmente responsable de la ruptura de su matrimonio. Recordemos que el episodio determinante fue una discusión violenta entre él y su hijo Maddox.

Según admite, fue el consumo excesivo de alcohol otro factor influyente a la hora de tomar esa decisión. “Estaba tomando demasiado”, confiesa, en una entrevista “cruda y reflexiva”, tal como la misma define. “Se había convertido en un problema. Y estoy muy feliz de que haya pasado medio año, que ha sido agridulce, pero tengo mis sentimientos en mis manos otra vez”, reveló.

Lejos de intentar evitar hablar de eso, el actor lo confirmó. “Tengo una bodega (de bebidas). Me gusta muchísimo el vino, pero lo dejé en el piso. Tuve que alejarme un minuto”, se sinceró. “Ahora tomo jugo de arándano y agua con gas. Tengo el tracto urinario más limpio en todo Los Ángeles. ¡Te lo garantizo!”, bromeó.

Según confiesa que la separación no fue del todo la clave para superar la adicción, se trató más de una elección de vida: “No quería vivir más de esa manera”. Su recuperación incluyó horas de terapia, que él defiende. “Me encanta. Pasé por dos terapeutas para encontrar la correcta”.

A su vez, no evitó hablar de la discusión con su hijo Maddox, arriba de un avión, episodio que está siendo investigado por el FBI y los Servicios Infantiles de Los Ángeles: “Después de eso, hemos podido trabajar juntos para solucionar esto. Ambos estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo”.

Brad habló de la relación que tiene con sus seis hijos: “Los niños son tan delicados, ellos lo absorben todo. Necesitan ser escuchados. Cuando entro en ese modo de trabajo , no estoy escuchando. Quiero ser mejor en eso”.

El actor aparece en tres portadas diferentes de la revista en las imágenes, se lo ve abatido, triste y mucho más delgado. No sonríe, y hasta se le puede ver algunas lágrimas en sus ojos.