Investigadores del Centro de Física Espacial de la Universidad de Boston alertaron en un estudio publicado hoy sobre el peligro que representa el polvo en el cosmos para los sistemas electrónicos de las naves.

Las microscópicas partículas pueden ser capaces, no sólo de producir agujeros en una sonda espacial, sino también de causar pulsos electromagnéticos muy catastróficos, advirtieron los autores en un trabajo divulgado en la revista Physics of Plasmas.

En tal sentido, explicaron que si la miga viaja lo suficientemente rápido, su impacto parece crear radiación electromagnética (en forma de ondas de radio) la cual dañaría o, incluso, desactivaría los sistemas electrónicos de la nave.

A propósito de ello, el nuevo análisis usa simulaciones por ordenador para demostrar que la nube de plasma generada a partir del impacto de la partícula es responsable de propiciar el pulso electromagnético dañino.

Durante las últimas décadas, los expertos han analizado esos golpes de hipervelocidad y hemos notado que hay radiación de los mismos cuando las partículas van lo suficientemente rápido, dijo el autor principal, Alex Fletcher.

Nadie ha sido realmente capaz de explicar por qué está ahí, de dónde proviene o el mecanismo físico que hay detrás, reconoció Fletcher.

Los investigadores adelantaron que el siguiente paso del trabajo es utilizar la simulación para cuantificar la radiación generada, y así evaluar la amenaza a los satélites e instrumentar la manera de protegerlos.

También para salvaguardar de meteoritos y escombros orbitales a las naves espaciales, concluyeron.