A  78 años de su paso a la inmortalidad, “Sandino vive hoy en esta Ruta de Porvenir” dijo la compañera Rosario en su mensaje a la nación, en horas tempranas.

A continuación palabras integras de la Compañera Rosario Murillo:

Como estrellas iracundas éramos, como estrellas, somos!

Difícil agregar atributos, cualidades, calificativos, a lo ya Espléndido, Trascendente, Inmortal. Sandino és. Sandino transitó a la Eternidad y desde ahí nos devuelve y nos envuelve. Legado, Heredad, Virtudes. Pensamiento, Palabra, Vida.    Sandino, Inmortal, nació ese 21 de Febrero cuando las manos ensangrentadas, las almas empequeñecidas, las rasantes alas imperiales y sus cuervos locales, quisieron arrancar su Nombre, su Historia, su Memoria, del Patrimonio vivencial de este Pueblo.

Nicaragua con Sandino. Nicaragua con Darío. Nicaragua con la Revolución Popular Sandinista. Nicaragua con su Bravura, Rebeldía, Heroísmo. Nicaragua Solar, Volcánica. Nicaragua, inmenso espejo de agua. Nicaragua que devolvió a Sandino al Cosmos, y lo hizo Esencia de esa Energía Universal que palpita en cada página de nuestra Historia.  Tan llena de Caminos,  de preguntas, de respuestas... y de más preguntas...!    

Nicaragua: Vida y Milagros de Sandino, de sus Pares, de las miles de hogueras encendidas que mueven, que movilizan el Porvenir.   Nicaragua Vibrante, Vigorosa, Vital!  En Sandino. Con Sandino. En Darío. Con Darío. En el Azul del Éter, de Darío y Sandino.

Nicaragua Espiritual, Creyente, Fervorosa, Mágica.  Nicaragua, esta realidad cambiante que nos hace Peregrinos, Caminantes y Protagonistas permanentes de una Revolución inagotable.  Porque el Ser Humano está destinado, como creía Sandino, como creía Darío, a remontarse cada día Más Allá de Sí.  Y Más, Siempre Más Allá, a ese nosotros Sideral. A ese Alfa y Omega que supone el crecimiento desde la Inteligencia, la Sabiduría, la Luz, que corresponde saber ver!  Saber sentir.   Saber tocar.   La Luz Suprema del Amor y del Encuentro. La Luz... y en Cristo, Luz de Redención. Luz de Resurrección!

Sandino y Darío en las Creencias.  En la Fé.  En el Instinto.  En la Inspiración.  En lo que va Más Allá, Siempre Más Allá de la pequeña existencia.  En lo que aprende a ser Grande. Almas, corazones, ritmos, grandes, para volar sobre nuestras miserias. Para  lograr esa otra experiencia, ese otro Plano, esa otra Identidad posible. Ese Ser Espiritual profundo que ilumina a ese Ser Terrenal, también profundo.

Sandino, Darío, en Febrero, alcanzando las cimas.  Escalando alto, subiendo pero sin dejar la Tierra, el Fuego, el Agua.  Aquí su voz se reproduce; en el Viento, en los Tiempos, y sobre todo en la búsqueda cotidiana de todo lo que nos puede hacer Mejores, es decir Buenos, es decir Serenos, es decir Hermanos.

Sandino y Darío, en el Presente continuo. Sandino y Darío en el Porvenir contínuo. Sandino y Darío en la Intuición;  en el Silencio y en la Sinfonía. Sandino y Darío en la Sintonía con todo lo que somos,  y todo lo que podemos ser. Sandino y Darío, marcando el paso adelante.   Siempre Adelante.  Siempre Más Allá !

Esta és Nicaragua. De Darío, y de Sandino. Con Darío, y con Sandino. Santos, Señas, Señales, Signos.  No sólo Historia.  No sólo Memoria.  Sandino y Darío como Faros, como Antorchas, como Llamas que fijan todos los Esplendores posibles. Para Ayer, para Hoy, y sobre todo Mañana.  Para Irradiar.  Para Aurorear !

De nosotros depende aprender. De nosotros depende comprender. De nosotros depende vivir esa Sabiduría. De nosotros depende vivir esa Grandeza.  Esa Inmensidad.  De nosotros depende, el Infinito en la Temporalidad, o la Nada en la Temporalidad.   De nosotros depende oír las voces; oír la Voz de Dios, que habla en todo y para [email protected] De nosotros depende la Paz, la Justicia, la Belleza, la Generosidad. De nosotros depende la Solidaridad. De nosotros depende que la vida sea un entrenamiento permanente.  Un viaje permanente.  Una rutina desafiante, y sobre todo un No Llegar, que es habitar esos Supremos Sueños de nuestros Maestros. Más Allá de Vanidades, que no todo és Vanidad!  O egoísmo. O superficialidad!

Vivir la Libertad, la Hermandad, la Dignidad. Vivir una Gran Revolución de la Mente, del Espíritu, de todo lo que nos abra el corazón a la magnífica melodía de la Plenitud. Por Humana, por Sensitiva, por haber sabido desplegar todos los sentidos, todos los sentimientos, todas las sensibilidades, para convertir cada paso en un Siempre Más Allá, que no sólo és posible. Un Siempre Más Allá que late cada día en el rayado y los Colores, en la Música, en la Fantasía, en la Verdad, del Alba. En el Sol, y en los Soles, al fin.

Sandino y Darío en el vuelo primoroso de los colibríes. En la insólita velocidad sostenida, de esas pequeñas y frágiles alas. Tan fuertes y capaces. Tan potentes. De rama en rama. De árbol en árbol. De Norte a Sur; de Este a Oeste. Sandino y Darío indicándonos que Fragilidad y Poder, son lo mismo. Que por lo tanto nos corresponde convertir el Poder en ese vuelo amoroso.  Frágil y Preciso.  Frágil y Precioso.  Frágil y efímero, y sin embargo permanente. Porque nace de [email protected], para alcanzar a [email protected], y convertirnos en esa Monumental, Prodigiosa, Indestructible Fuerza.  Tan desoída.  Tan abandonada.  Tan reclamada. Fuerza de Humanidad. Fuerza de Fraternidad. Fuerza de Fé, Vida y Esperanza. Fuerza Universal y Cósmica. Fuerza para habitarnos, como lo que somos, como lo que queremos, y como lo que debemos ser.


Cuando el sol salió
cuando el sol volvió
nos llegó una Luz de Libertad
no yo no, yo ya no
Nunca Más la Oscuridad
ahora sí
Libertad
Igualdad
Fraternidad ...

Cuando el sol que yo veo aquí
se alza con Fé
yo no tengo, yo no tengo, ni un temor ...
yo ya sé que viviré
en Unidad, Comunidad
yo ya sé
que Nicaragua Triunfará ...

Y otra y otra vez, Triunfará
Nicaragua Triunfará,
Porque hay Paz, hay Amor
y Dignidad ... !
Viva Sandino !
Viva Darío !
Viva Nicaragua

Bendita y Siempre Libre !

Rosario Murillo
21 Febrero 2012
Sandino Vive !