Tras el anuncio del Comandante Daniel Ortega de impulsar la construcción de 100 mil nuevas viviendas de interés social, el sector privado confirma la capacidad que se tiene hoy en día en el país para lograr este objetivo en los próximos 5 años.

Ricardo Meléndez, vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), reconoció que este es un esfuerzo que se viene desarrollando desde el inicio de la nueva etapa de la Revolución y en el que ha jugado un papel fundamental el sector privado.

Al respecto, valoró la transformación que viene sufriendo la capital como ejemplo más palpable y que lleva a la ciudad por un camino al urbanismo más ordenado e inteligente.

Eso nos genera mucha más responsabilidad y un compromiso con el país, un compromiso con la población y un compromiso con las instituciones del Estado, de que tenemos que hacer las cosas correctas y obviamente construir para poder de alguna manera bajar ese déficit habitacional que hay en el país”, sostuvo.

De los logros más notorios en el sector es destacable el acceso a créditos. Meléndez observó que la banca ha reportado un crecimiento hipotecario de doble digito todos los años y al mismo tiempo ha demostrado una mayor celeridad en la tramitología. Al día de hoy para ser sujeto de crédito hipotecario se necesitan 550 dólares mancomunados.

Un banco, un comité de crédito, está aprobando un crédito en 48 horas en tanto la familia suministre todos los documentos. Pero eso no se miraba antes. Aprobar un crédito en 48 horas es algo impresionante”, indicó.

Esta dinámica ha sido merecedora de una mayor participación de desarrolladoras, que han apostado por la construcción de soluciones habitacionales de calidad para el segmento de interés social.

Muestra de ello es la urbanizadora Praderas de Sandino. Actualmente se encuentra desarrollando la quinta etapa del residencial, el que contará con 1,100 viviendas.

Las casas forman parte del nuevo paquete anunciado por el Comandante Daniel Ortega durante la celebración del Día Internacional de los Trabajadores.

Realmente la demanda de vivienda de este país es muy grande y son muy pocas las personas que pueden optar por la manera convencional ya que la banca exige ingresos muy altos, tazas de interés altas y no te dan mayores beneficios, entonces ahí el Estado es un gran apoyo para la población”, explicó la gerente de mercadeo, Eva María López.