A esta sesión solemne y de carácter histórico, también estuvieron presentes miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país, los principales cuadros del Ejército de Nicaragua y de la Policía Nacional, así como representantes de los entes autónomos.

En la sesión tomaron la palabra el compañero César Vega, Director Jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores, que explicó las consecuencias jurídicas de este fallo, que constituye una histórica victoria de la diplomacia y pueblo nicaragüense que se unió en pro de la soberanía nacional.

Vega hizo una reseña histórica de cómo Colombia se hizo de estos territorios nicaragüenses, amparados por la fuerza y el apoyo de países extranjeros que nos ocuparon militarmente.

“Colombia se aprovechó de estas circunstancias que les permitió usufructuar por siglo las riquezas que legítimamente le pertenecían a Nicaragua”, dijo Vega ante los 92 diputados de la Asamblea Nacional e invitados.

Indicó que Colombia también en algún momento de la historia quiso adueñarse de la desembocadura del Río San Juan, ya que impulsaron toda una estrategia geopolítica caribeña.

“Las circunstancias históricas de la época impidieron a Nicaragua la defensa de los derechos sobre la plataforma continental, territorios insulares y aguas jurisdicciones con las consecuente riqueza que deriva de ellas. la presencia invasora de las tropas norteamericanas impuso a nuestro pueblo la firma de un tratado infame que lesionaba la soberanía y dignidad de Nicaragua. Ese tratado el llamado Bárcenas Meneses-Esguerras fue ratificado un 6 de marzo de 1930 en iguales circunstancias a la de su firma en 1928, la bota invasora”, historió Vega.

Imposición imperial


El director de asuntos jurídicos del Ministerio del Exterior de Nicaragua, César Vega, presentó un informe detallado de las gestiones de Nicaragua en el diferendo con Colombia.

“Fueron 84 años desde la infame imposición imperial y 11 largos años de batallar jurídico ante la Corte Internacional de Justicia, y Nicaragua recuperó, según cálculos preliminares de INETER, 90 mil 350 kilómetros cuadrados, contados a partir de la línea de base que toma como punto las islas de Corn Island y Little Corn Island”,  dijo Vega.

Vega añadió que sumado al área marina anterior al fallo da un total de 152 mil 130 kilómetros cuadrados de territorio marino que Nicaragua sabrá explotar racional y razonablemente, en beneficio de los nicaragüenses, en beneficio de Latinoamérica y de la humanidad, con absoluto respeto a la Madre Naturaleza.

Indicó que le queda a nuestro país la tarea de la corrección de los textos escolares, los mapas oficiales, turísticos, e incorporar en los planes de clases en los colegios a nivel primario, secundario y de universidades estos cambios fundamentales en la geografía y la historia de Nicaragua.

“Nicaragua respetará y acatará el fallo que la Corte Internacional de Justicia y así lo ha expresado el presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra en su mensaje a la Nación la tarde de ayer, puesto que somos respetuosos del Derecho Internacional y de tal manera instamos a las autoridades de la hermana República de Colombia a que acatemos y celebremos juntos esta sentencia que dio fin a siglos de discrepancia y trabajemos como hermanos en pro del bien común de nuestros pueblos”, recalcó.

Proporcionalidad y equidad


También habló el Presidente de la Asamblea Nacional René Núñez y el experto en derecho internacional Mauricio Herdocia, quien calificó la sentencia como “un monumento a la proporcionalidad y equidad”.

Núñez aplaudió el acto de la Unidad Nacional celebrado la noche del lunes en la Plaza de la Revolución y que fue presidido por el Comandante Daniel Ortega, destacando que los nicaragüenses han demostrado firmeza y valentía cuando se trata de defender la soberanía nacional.

“Nicaragua no es por primera que acude al Tribunal Internacional de la Haya y siempre ha sido respetuosa de sus sentencias. El de ayer fue un acto de nación, un acto de país históricamente unido para defender lo que históricamente le corresponde, su territorio y su soberanía”, declaró Núñez ante el plenario y los invitados de todos los sectores de la sociedad nicaragüense.

El presidente del parlamento recordó que Nicaragua fue arrebata de sus territorios que ahora recupera, precisamente cuando estaba ocupada por fuerzas extranjeras que entregaron a Colombia esas áreas que la CIJ reconoce que son nicaragüenses.

“Hoy nosotros queremos reconocer el desempeño de nuestro gobierno, del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en la defensa de la soberanía y de la integridad territorial, reconocer la madurez del presidente Daniel Ortega en su intervención de ayer sobre el acatamiento a la Corte Internacional de Justicia, reconocer el esfuerzo de la Cancillería y los defensores de Nicaragua en ese tribunal que nos ha llevado a esta solución y también queremos desde esta Asamblea Nacional y de esta sesión solemne, con la presencia de los poderes del estado, del ejército, policía, del Gobierno de Nicaragua, llamar al hermano pueblo de Colombia, al hermano Gobierno de Colombia, a acatar la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de la Haya”.

Dijo que todos los países son miembros del concierto de naciones y la única forma de garantizar el futuro del mundo es acatando las leyes internacionales.

En tanto Mauricio Herdocia manifestó que cada parte de la línea de delimitación trazada por la CIJ fue medida de forma rigurosa y planificada en cada una de sus etapas.

“Este fallo es un modelo de equidad y proporcionalidad y su resultado global ha sido fundamentalmente equitativo para las partes. El fallo de la CIJ es una respuesta también a la forma en que Nicaragua ha venido manejado este caso con total unidad y conciencia nacional”, opinó Herdocia.

Agregó que la victoria lograda en la Haya “no habría sido imposible lograr si no hubiéramos asumido un solo propósito e interés nacional” dejando a un lado las diferencias partidarias e ideológicas. En sus palabras Herdocia mencionó a una serie de ciudadanos nicaragüenses que han participado directa e indirectamente en este proceso jurídico que concluyó con veredicto favorable a Nicaragua.

Sostuvo que el triunfo histórico en la Haya se comenzó a tejer cuando en 1980 se declaró nulo el tratado Bárcenas Meneses- Esguerra y después de eso se continuó con un política de estado en materia territorial incontaminada por más de 32 años.