Conmemorando el Día Internacional de los Trabajadores, una brigada de fumigación del Ministerio de Salud (Minsa), se dio a la tarea de visitar más de 600 viviendas del barrio La Quinta, en el Distrito VI de Managua para continuar con esa loable labor de combatir las epidemias y proteger a las familias nicaragüenses.

El trabajo desarrollado por los brigadistas en este 1 de Mayo, demuestra los esfuerzos del Gobierno Sandinista de continuar garantizando la salud de las familias intensificando la jornada de fumigación en cada una de las localidades del país, incluso en los días feriados.

Johnny Bojorge, jefe de la Brigada, manifestó que este Primero de Mayo, es un honor trabajar al servicio de la población para evitar la proliferación de enfermedades y en ese sentido instó a las familias a abrir las puertas de sus viviendas y permitir el ingreso de los brigadistas para que cumplan con la misión de fumigar cada rincón del inmueble para que sea más efectiva la lucha contra los mosquitos transmisores de enfermedades como el dengue, chikungunya y zika.

“Eso es bueno porque con la fumigación se elimina al mosquito, en el barrio no hemos tenido casos de dengue ni chikungunya, pero es mejor prevenir”, dijo Guillermo López, habitante de este barrio capitalino.

López destacó el trabajo que de manera constante realizan el Gobierno a través del Minsa para evitar la proliferación de enfermedades, dado que con una frecuencia de 7 días la fumigación está llegando a sus casas.

“Es importante (la fumigación) para protegernos del chikungunya, dengue y disminuir la cantidad de zancudos que hay en el barrio”, comentó José Javier Luna.

“(Con la fumigación) se evitan las enfermedades, gracias a Dios no hemos tenido ese problema de enfermedad, pero es bueno que el Minsa nos está visitando siempre para fumigar y abatizar las casas”, declaró Gloria Hernández.

Dentro del marco de la lucha antiepidémica, el Gobierno Sandinista mantiene la fumigación todo el año evitando así enfermedades como el Zika, Chikungunya y Dengue, sin embargo, es importante que las familias colaboren con esta labor no solo abriendo las puertas de sus casas, sino desarrollando tareas de limpieza y desechando todo aquel objeto que pueda convertirse en un criadero de mosquitos.