Estos bienes solidarios vienen a facilitar el trabajo doméstico y a evitar enfermedades causadas por el humo de leña. Doña Soledad Lara, de 83 años explicó lo complicado que es conseguir la leña, cuando no se tiene dinero para comprarla y la dificultad de hacer el trabajo en la cocina cuando el fuego no arde porque la leña es demasiado verde.

“Me mantenía con los ojos rojos y llorosos por el humo del fuego”, expresó la señora Juana francisca Rivera Escobar, de 80 años de edad, quien con mucha alegría dio palabras de agradecimiento por las obras del Gobierno del Comandante Daniel y la Compañera Rosario.

“Me siento tranquila y feliz por ser protagonista de las obras de progreso que hace nuestro gobierno, ya nos embaldosaron la calle y ahora nos beneficia con estas cocinas. Ya no me voy a ahumar, ni voy a gastar mucho en leña, gracias a mi presidente Daniel Ortega”, manifestó doña Juana.

Por su parte, la señora Silvia del Carmen Dávila González, del barrio Crescencio Rosales dio gracias a “nuestro Señor primeramente y después al Gobierno de Daniel por preocuparse siempre por nosotros los pobres, sobre todo a nosotras las  mujeres porque estas cocinas nos van a beneficiar para no comprar leña y evitar que nos enfermemos por el humo. También esto ayuda a que los buscadores de leña no boten más palos porque destruyen el medio ambiente.”, apuntó.