Alba Tanaka, cariñosamente conocida como Albita, es una nicaragüense que vive desde hace aproximadamente 30 años en la pequeña comunidad de Kasama, Japón, dedicándose y destacándose en el trabajo de la cerámica.

Alba, orgullo de nuestro país, vive junto a su esposo de origen japonés y sus dos hijos. El matrimonio encontró en Kasama el sitio perfecto en Japón para desarrollar su pasión por la cerámica, pues esta ciudad antigua es muy conocida por su tradicional arte de alfarería fina japonesa.

Alba Tanaka

Precisamente en este lugar se desarrolló recientemente la Feria de Cerámica más famosa y tradicional de Japón, que inicia a finales de abril y culmina con las festividades de la llamada Golden Week (Semana de Oro).

Allí se encontraba Alba, quien también es profesora de una de las escuelas de cerámica de la localidad, junto a otros 500 expositores de todos los niveles.

Alba Tanaka

El nombre de Alba es muy popular en la comunidad de artistas de alfareros, cuenta con una sólida reputación por su gran creatividad, amor y su gran disciplina por el trabajo. Además, sus contactos con las autoridades locales, gobernador, artistas, alcaldes, concejales y otras son muy buenas, de tal manera que su conducta y amor por la comunidad de esa localidad la hacen gozar de aprecio y reconocimiento.

La nicaragüense contó que inició sus estudios en este arte desde niña en Nicaragua, luego se mudo hacia México, donde estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes para luego marcharse hacia Japón a la prefectura de Ibaraki, donde comenzó a trabajar disciplinadamente en esta disciplina.

Alba Tanaka

Como todo inicio y en un país con un idioma y una cultura muy particular, sus primeros años fueron difíciles, pero como ella con orgullo dice: Como Mujer y como Nicaragüense no había otro camino, mas que cabalgar hacia adelante buscando el lado positivo a la vida. Fue así que se fue abriendo campo en medio de las tareas de procrear a su familia y trabajar hombro a hombro con su esposo hasta lograr llegar a la meta que hoy han conquistado.

Alba Tanaka

De una sencillez y una modestia asombrosa, aunque vivió muchos años en México y ahora Japón, su corazoncito lo tiene en Nicaragua. Su hija, una joven de 21 años, lo explica de la manera siguiente: 25% soy mexicana, 25% japonesa y 50% nicaragüense. Su hijo mayor ahora radica en México y tiene una empresa que promueve el arte y la música japonesa en América Latina.

Alba se encuentra muy identificada con Nicaragua, lo que cual demuestra al colocar en su pabellón de la Feria la Bandera Azul y Blanco.

Alba Tanaka

En el mes de junio, Alba viajará a Tokyo a dictar una clase de cerámica a sus estudiantes, clase que tendrá lugar en la residencia de Nicaragua, donde además se realizará un convivió con estudiantes e invitados para departir y ampliar los magníficos lazos de cariño y amistad.

Alba Tanaka

Alba Tanaka