El sábado pasado a eso de las diez de la noche se comenzaron a percibir en el cielo oscuro un paso fugaz de esta llamada lluvia de estrellas Leónidas, porque su enjambre se origina desde la constelación de Leo, explica Castillo.

Desde las instalaciones de Asociación Científica de Astrónomos y Astrofísicos de Nicaragua en el barrio San Luis, Castillo y otros miembros de Astronic, instalaron sus potentes telescopios para observar este fenómeno que se origina como resultado de los residuos de polvo cósmicos dejado por el comenta llamado 55P/Tempel-Tuttle. Estos residuos al rozar con la atmósfera de la tierra se ionizan provocando este bellísimo espectáculo celeste.

Pacheco explicó que este fenómeno ocurre todos los años, siendo el mes de noviembre la fecha en que se da con mayor frecuencia y la población puede verlo sin necesidad de los potentes telescopios. El único requisito es que desee desvelarse al menos unas tres horas en la madrugada.

En las madrugadas del viernes, sábado y domingo algunos amantes de estos fenómenos llegaron a las instalaciones de Astronic, a ver un promedio de 20 a 35 meteoros o estrellas fugaces y aquellos que lograron verlo seguramente pidieron sus deseos.

Castillo explicó que el fenómeno ocurrirá entre el 15 y el 21 de noviembre. Pacheco un apasionado de los cuerpos celestes, planetas y estrellas, instaló sus equipos científicos para que algunos personas pudieran ver la hermosa Luna, el planeta rojo Marte y Júpiter, mientras se esperaba la lluvia de estrellas a las una y 55 de la madrugada.

El científico agregó que a parte de las Leónidas, en Nicaragua a lo largo de año se pueden observar tres lluvias de estrellas más: Las Cuadrántidas en enero, Las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo en Agosto, y Gemínidas en el mes de diciembre.