El papa Francisco hizo un llamado al Gobierno de Venezuela y a la sociedad en general para pedir “soluciones negociadas” a la situación que se vive en el país sudamericano.

El Papa consideró que un nuevo intento de diálogo político en el país, como en el que recientemente ha participado el Vaticano, debe producirse en “condiciones muy claras”.

Además, expresó que los expresidentes que ya intervinieron como facilitadores entre las autoridades y la oposición, el español José Luis Rodríguez Zapatero, el panameño Martín Torrijos, el colombiano Ernesto Samper y el dominicano Leonel Fernández, “están insistiendo” para volver a intentarlo. También precisó que están buscando el lugar.

“Yo creo que tiene que ser en condiciones muy claras, parte de la oposición no quiere esto, lo que es curioso: la misma oposición está dividida y por otro lado parece que los conflictos se agudizan más pero hay algo en movimiento, hay algo en movimiento”, afirmó.

El diálogo político entre el Gobierno y la oposición se efectuó en octubre del año pasado, pero la oposición abandonó las negociaciones menos de 40 días después.

Los mediadores presentaron a finales de enero una propuesta para reactivar el proceso, que la oposición desechó.

“Hubo una intervención de la Santa Sede, bajo pedido fuerte de los cuatro presidentes que estaban trabajando como facilitadores, y la cosa no resultó, y quedó ahí”, contó el papa sobre ese intento.