Ambos evaluaron también como muy positivo y conciliador el discurso brindado anoche por el presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega, tras conocer la decisión de la Corte.

“Lo primero que debo decir es que el discurso del presidente fue un llamado a la reflexión, una oferta a la solidaridad para la gente de San Andrés y los cayos, la garantía de que de alguna manera se les va a permitir pescar…de que algún acuerdo se va a tomar para que ellos no sufran económicamente, ni las familias ni la comunidad”, estimó Díaz Lacayo.

“Eso hay que subrayarlo porque es parte de la solidaridad, del nuevo momento que vive América Latina de unidad regional”, añadió.

“Lo segundo que quiero decir es que mis propias lecturas del discurso del presidente Juan Manuel Santos, es que él tiene un conflicto político interno brutal, y cuando digo brutal, es porque estoy refiriéndome a todo el espectro político nacional, incluyendo a las Fuerzas Armadas”, resaltó.

Señaló que todos esos sectores que hoy critican a Santos, no esperaban una sentencia como la que dio a conocer la CIJ de La Haya. “Una sentencia como ésta no la esperaban porque desde el primer momento les estuvieron vendiendo la falsa idea de que la sentencia no le daba  a Nicaragua nada más allá hacia el oriente, decían ellos, ratificando  la línea imaginaria, en el doble sentido de imaginaria, porque no tenía  ningún sustento legal”, indicó el historiador en alusión al denominado Meridiano 82 que Colombia impuso de facto como la frontera marítima con nuestro país.

“Cuando todo el establecimiento político (colombiano) está esperando esa sentencia y se dan cuenta de que esa realidad nunca existió, entonces el presidente Santos está viviendo el rechazo de todas las fuerzas políticas, un rechazo acumulado durante 12 años y  tres gobiernos”, sentenció.

Díaz Lacayo indicó que a Santos también lo acusan de manejar el asunto con una gran secretividad, contrario a lo que hizo Nicaragua, que ventiló el asunto a la luz pública y con la participación de todos los sectores políticos y sociales de la Nación.

Consideró el fallo favorable de la Corte de La Haya, como  una restitución real de derechos territoriales de Nicaragua, que propicia el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Estimó que con el fallo Nicaragua ganó territorios en el mar en tres meridianos y tres paralelos, lo que representa varios miles de kilómetros.

“Qué se puede decir que no sea ratificar lo que ya dijo el presidente: primero, que la sentencia es inapelable en todos los aspectos”, refirió el historiador nicaragüense.

Díaz Lacayo calificó como una barbaridad el hecho de que Colombia rechace la sentencia del Tribunal de La Haya.  “Tiene que aceptar, debe aceptar, es de ineludible cumplimiento”, recalcó.

Dijo que ahora Colombia no tiene muchas opciones, una de ellas sería que pida una aclaración y un segundo recurso sería, aunque nunca se ha usado, ir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, pero advirtió que esa actitud “dejaría a Colombia por el suelo”, sobre todo en momentos de unidad regional como los que vive ahora América Latina.

“El otro recurso es el militar, sí yo creo que debemos de tomar todas las precauciones del caso y ver adónde debemos de recurrir en términos políticos, no en términos jurídicos, para ponerle un alto a esas bravuconadas!”, recalcó.

Por su parte, el experto Manuel Madriz, estimó que a partir del fallo de La Haya Nicaragua es hoy diferente. “Hemos vistos los periódicos plantea una dimensión totalmente diferente”, dijo en alusión al mapa que incluye los territorios que ahora están bajo jurisdicción de nuestro país.

Sin embargo, acotó que no es que Nicaragua le esté arrebatando nada a Colombia , sencillamente eso es lo que le pertenece.

“Hay una canción de Pablo Milanés, que dice:  tengo lo que tengo que tener, en base al derecho, en base a  la formación de su plataforma continental, en base a una serie de cosas” es lo que corresponde a Nicaragua reiteró.

Madriz destacó la ecuanimidad del fallo que dio elementos de juicio a ambas partes y que Nicaragua siempre fue clara de que respetaría lo que Corte decidiera.

Dijo que para él fue una sorpresa la declaración del presidente Santos, desconociendo la sentencia, pero indicó que al parecer ya  los colombianos están reflexionando pues un funcionario de su cancillería anunció que harán un análisis de la sentencia que será enviado al mandatario Santos para que tome una decisión.

Madriz dijo que desconocer el fallo afectaría la relación entre ambos países y pueblos, y recordó que el tratado que inició este conflicto Bárcenas-Meneses –Esguerra  nunca representó los intereses nacionales, más bien cercenó el territorio nacional al amparo de una intervención extranjera en Nicaragua.

Ese tratado recalcó afectó la integración regional y fue un acuerdo inconstitucional.