Hace medio siglo un grupo de especialistas en arqueología lograron de manera exacta determinar la ubicación y asiento de la primera capital de nuestro país, León, la que hoy es reconocida como León Viejo y como la base de la fe nicaragüense, ya que la Santa Iglesia Católica sentó sus bases en este sitio, donde construyeron el primer templo religioso.

A través de un acto en el que participaron autoridades del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), representantes de la Unesco y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) se destacó la importancia y representatividad de León Viejo en la historia de nuestro país.

“Acá es donde se origina la conformación de nuestro país y desde el INC hemos venido resguardando el lugar, trabajando para que se investigue y documente lo que aquí se encuentra. Se nos ha orientado trabajar de cerca con la comunidad de Momotombo y a través del tiempo el sitio se ha venido desarrollando cada vez más de manera que la ciudad sea un lugar de referencia en el que los niños y jóvenes logren conocer de nuestra historia”, manifestó Luis Morales, Co- Director del INC.

Fue en abril de 1967 cuando un grupo de estudiantes de la UNAN- León determinaron el sitio donde se han logrado encontrar más de veinte vestigios de lo que fue el centro de la ciudad, entre ellos la iglesia, plaza central, la casa del gobernador y otros edificios comerciales de aquella época, mismo que fueron abandonados por sus habitantes, producto de la constante actividad del volcán y erupción intempestiva del Momotombo.

“Desde la Unan hemos venido promoviendo nuestro acervo cultural y fue a través de nuestros maestros, estudiantes y autoridades que se logró iniciar el descubrimiento de las Ruinas de León Viejo, las que poseen mucha historia en el desarrollo de nuestro país, para nosotros los nicaragüenses y académicos hoy es una fecha especial. Seguimos trabajando en la reactivación de los descubrimientos y se ha realizado el cuido adecuado de los vestigios”, señaló Octavio Guevara, Rector Magnífico de la Unan- León.

Patrimonio Cultural de la Humanidad

Las Ruinas de León Viejo cuentan con el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés) quienes la han nombrado como un Patrimonio Cultural de la Humanidad debido al gran contenido histórico y cultural que posee, lo cual llena de orgullo a los nicaragüenses.

“Para la Unesco la conmemoración del 50 aniversario del descubrimiento de las Ruinas de León Viejo es un evento de gran trascendencia e importancia como lo es para el Gobierno de Nicaragua, siendo reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad, ubicándose como uno de los dos del país inscrito en la lista de Patrimonios de la Unesco lo cual significa que cumple con los campos necesarios en la educación, cultura a nivel mundial, por ello la Unesco protege, preserva y promueve el interés por el mismo a nivel mundial”, destacó Miguel De Castilla, Secretario de la Comisión Nicaragüense de Cooperación con la Unesco.

Durante el acto se efectuó la entrega de reconocimiento a quienes de manera directa e indirecta han aportado al proceso investigativo y en la preservación del sitio, así como en su promoción.

Las Ruinas de León Viejo fueron localizadas por primera vez en 1931, pero no se realizó ninguna excavación. Fue hasta abril de 1967 que se retomó con éxito la idea de localizar la legendaria ciudad, fundada en 1524.

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo

leon_viejo