El juicio contra la joven María Gabriela Zablah y Robell Francisco Pasquier, acusados de agredir a agentes policiales al momento de ser requisadas el pasado 25 de marzo, fue suspendido la tarde de este jueves al presentar cambio de defensa en ambas partes.

La Juez Octavo Local Penal, Karen Chavarría Morales, ordenó trasladar el juicio para el día 8 de mayo a las 11:45 de la mañana en la Sala del Tribunal Escuela de la Universidad Centroamericana (UCA).

Asimismo, la juez Karen Chavarría Morales dio no ha lugar a la petición de incapacidad mental al no presentar pruebas contundentes que afirmen la petición.

El fiscal general, José Camilo Mercado Arias, manifestó que tienen las pruebas necesarias para llevar a cabo el juicio.

Nosotros estamos ya preparados, tenemos las pruebas, las víctimas y todos los que conocen sobre este hecho. Tenemos alrededor de siete testigos y pruebas documentales. Nosotros no hemos visto el escrito, en este caso la honorable juez octava local penal consideró que la joven no reúne los requisitos que establece nuestro procedimiento penal en relación a la incapacidad mental”, indicó.

Obstrucción de funciones contra la Policía Nacional y daños agravados a vehículos de las autoridades policiales, son los delitos por los cuales están siendo acusados.

Jenny Mayorga y José David Dávila Manzanares, son los encargados de defender a María Gabriela Zablah y Robell Francisco Pasquier, respectivamente.

Jenny Aguilar Mayorga, la recién nombrada representante de María Gabriela Zablah, afirmó que la juez obvió el procedimiento de audiencia oral para debatir la situación de salud de María Gabriela.

Vamos a apelar la petición de incapacidad y discutir el incidente. Ella viene padeciendo desde hace mucho tiempo el problema y se le ha agravado desde el 2015 y con este problema que sucedió a ella han tenido que aumentarle la dosis de medicamento para poderla controlar”, aseguró.

Por su parte, la psicóloga Fiorella Castro Cardenal, es una de las personas que asegura valorar a María Gabriela desde los 12 años, tiempo en el que ella estudiaba en el Colegio Centroamérica.

Tengo las pruebas de su diagnóstico y además nos acompañan cinco diagnósticos médicos de cuatro psiquiatras y un psicólogo, profesionales que queremos que se respete nuestro diagnóstico por eso debe revisarse el caso”.

Subrayó que “eso no significa que aceptemos que se falte el respeto a las autoridades. Jamás vamos a apoyar esos hechos, pero nuestros niños que padecen un trastorno están en el derecho de que se defiendan con su discapacidad por eso estoy al lado de ella y sé que esto no es un invento”.