La Alcaldía de Managua visitó uno de los puntos críticos del distrito IV, precisamente en el barrio El Edén sector la Hamaca, donde cada invierno las familias resultan afectadas producto de las inundaciones.

La causa principal de esta situación es el desborde del cauce El Dorado que genera el colapso de las tuberías de drenaje pluvial del sector, así como de los tragantes.

Para enfrentar la situación, los operarios de la comuna realizan la debida limpieza de los cuatro tragantes triples construidos en el sector, igualmente trabajan de la mano con la comunidad para evitar que tiren basura a los tragantes, lo cual se ha vuelto una conducta irresponsable y constante.

“Estamos tomando las medidas necesarias de manera preventiva ante la llegada del invierno, este es un punto crítico de categoría C, el cual resulta afectado de manera momentánea, es decir que cada vez que la lluvia sobrepasa los 30 minutos este sitio se inunda. Estamos dejando limpios los tragantes y manjoles del barrio para que el agua pase sin problema alguno, por eso instamos a los pobladores a ser responsables y no tirar la basura en estos sitios”, refirió Enrique Armas, Vice alcalde.

Actualmente el distrito IV tiene un registro de cinco puntos críticos, ocho menos que en años anteriores.

“Nosotros queremos hacer el llamado a la población a ser más responsable y no tirar la basura en las calles, recordemos que al hacerlo estamos afectando a muchas familias que luego resultan con daños en sus casas producto de las inundaciones”, expresó Armas.

Las familias del sector la Hamaca se muestras satisfechas con la labor de la Alcaldía, no así con el comportamiento de quienes de manera irresponsable se dan a la tarea de ensuciar los tragantes ocasionando que estos se vuelvan deficientes.

“Nosotros cada invierno vivimos una situación complicada porque la calle se llena de agua y se mete en las casas, aquí hemos perdido ropa, muebles y nos hemos enfermado, todo por la irresponsabilidad de quienes vienen a tirar basura al cauce. La gente es desconsiderada porque es difícil estar en esas condiciones, por eso les insto a ser considerados y responsables”, dijo María Luisa Obando.

“Me parece bien que la alcaldía esté limpiando los cauces, los tragantes y manjoles, sin embargo, el trabajo queda minimizado producto de la irresponsabilidad de todos los que no han entendido que los tragantes no son recipientes de basura, acá se taquean las tuberías y cada vez que llueve sufrimos por tanta agua que se mete a la casa”, dijo Eugenia González.

Ante la situación, la alcaldía junto al gobierno trabaja en el desarrollo de un plan integral de escorrentías con el cual se podrá superar esta situación y a su vez brindar la tranquilidad a las 30 familias que habitan en este sitio.