Con 85 votos a favor, el plenario de la Asamblea Nacional aprobó este mediodía la reforma parcial a la Ley 290, Ley de Organización, Competencia y Procedimiento del Poder Ejecutivo, así como a la Ley 462, Ley de Conservación, Fomento y Desarrollo Sostenible del Sector Forestal.

La diputada Arling Patricia Alonso Gómez, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales del parlamento, afirmó que esta reforma tiene como esencia tres grandes objetivos: asegurar la reorganización del Instituto Nacional Forestal (Inafor) de conformidad con la división política y administrativa del país; establecer un Fondo Nacional de Desarrollo Forestal para efectos de administrar todo el financiamiento nacional e internacional dirigido a la ejecución de programas y proyectos que fortalezcan el sector; y el establecimiento de un centro de mejoramiento genético o banco de semillas que aseguré estudios e investigaciones que contribuyan a garantizar semillas y plantas forestales de alto valor genético.

“Entonces la esencia de la reforma viene a contribuir indudablemente al accionar nacional para asegurar lo que es el desarrollo, la conservación y la restauración de las áreas forestales”, declaró Alonso.

Para el diputado Edwin Castro Rivera, la reforma permitirá que se tenga un mayor control de los recursos forestales, ubicándose directamente bajo la autoría de la Presidencia de la República.

“Eso significa que el Presidente va a estar directamente, a través de Inafor, desarrollando el sistema forestal en Nicaragua (lo que repercutirá en) mejor aprovechamiento y un aprovechamiento más sostenible de los recursos madereros de Nicaragua”, indicó el legislador.