Los yacimientos arqueológicos de Gobekli Tepe, en Turquía, certifican el impacto de un cometa cuyos restos colisionaron con la Tierra hace unos once mil años, reportó hoy la prensa especializada.

Según la revista Mediterranean Archaeology and Archaeometry, símbolos esculpidos en pilares de piedra, avalan que los residuos de un cuerpo celeste mataron a miles de personas.

Otras evidencias indican que dicho evento también aniquiló diversas especies de animales grandes, y provocó una mini edad de hielo que duró más de mil años.

Los autores, científicos de la Universidad de Edimburgo, fecharon el acontecimiento en el año 10 mil 950 antes de Cristo.

Para los académicos, las imágenes de Gobekli Tepe fueron concebidas como un registro del evento cataclísmico, y esa localidad pudo ser un observatorio de meteoritos y cometas en la antigüedad.

Por otra parte, el simbolismo en los pilares indica que los cambios a largo plazo en el eje de rotación de la Tierra fueron registrados desde entonces usando una forma temprana de escritura.

Además, el hallazgo apoya una teoría de que la Tierra probablemente experimente períodos en los cuales los impactos de cometas son más probables.

Esto se debe a que la propia órbita del planeta lo conduce a intersectar anillos de fragmentos de esos cuerpos celestes en el espacio.