En un hecho dramático, un ataque israelí al mediodía demolió un edificio en la franja y mató a 11 miembros de una misma familia, de ellos cuatro mujeres e igual número de niños; 30 personas resultaron heridas, según precisiones.

Otros conteos cifran en 70 el número de muertos en los últimos cinco días, la mitad mujeres y niños, con daños materiales incalculables en las condiciones de Gaza, devastada por una operación de tierra arrasada cuatro años atrás que costó la vida a mil 400 civiles y heridas a un número tres veces superior.

Los heridos por los ataques de los últimos días superan los 400, acorde con trascendidos pendientes de confirmación.

El lacónico parte del Ministerio de Exteriores egipcio se abstiene de especificar cuánto tiempo permanecerá Ban aquí y cuál es su agenda, pero es obvio que la estancia está relacionada con la crisis en Gaza.

Versiones de medios confiables reportaron también la llegada por vía aérea a esta capital de un funcionario israelí anónimo, según todos los indicios con el propósito de sondear los términos de una tregua a los indiscriminados ataques del Ejército de su país contra blancos civiles.

Las negociaciones resultan complejas en el actual contexto de violencia, complicado más aún desde esta mañana por bombardeos desde naves de guerra de Tel Aviv sumados a los ataques aéreos y de la artillería reactiva, cuya escalada comenzó desde el miércoles, pero que de forma intermitente se suceden desde hace tres semanas.

El funcionario israelí fue recibido en el aeropuerto de esta capital por funcionarios de los servicios especiales que lo condujeron en un convoy con destino desconocido, aseguró el sitio digital del periódico egipcio Al Ahram, que suele expresar los criterios del Gobierno.

Si a las visitas se suma la presencia aquí de Ismail Haniye, primer ministro del Gobierno de Hamas, la agrupación islamista palestina que gobierna la franja, es posible concluir que hay negociaciones en curso, aunque se contradice con declaraciones del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en el sentido de que está listo a "expandir la operación de Gaza".