Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, presidió la misa y festejos especiales del Domingo de Misericordia, acompañado de la fe y alegría del pueblo nicaragüense.

Desde la Parroquia Divina Misericordia (Villa Fontana, Managua), el líder religioso reflexionó sobre la importancia que tiene esta fecha especial para las familias cristianas.

cardenal

“Todos hemos sido fruto de la Misericordia de nuestro gran Dios”, expresó Brenes, quien a su vez, rememoró que el momento de su bautismo sintió la misericordia de Dios.

El Cardenal, explicó durante la homilía, que la misma Resurrección de Cristo es una manifestación de la Misericordia de Dios, porque nos recuerda que somos hijos de la vida, somos hijos de la resurrección, y no de la muerte.

cardenal

“Tristemente se recordaba cómo hay tanta violencia en el mundo; muchos siguen promoviendo la muerte y la destrucción, así que pedimos a Dios que sea misericordioso con nosotros”, manifestó.

En este sentido, el Arzobispo de Managua, expresó que uno de los gestos grandes de la Misericordia es el perdón.

cardenal

“El perdón no es humano; a todos nos cuesta perdonar, el perdón es divino. El perdón nos da alegría, nos da gozo, nos da vida, reafirmó Brenes.

Las familias católicas de esta parroquia, se desbordaron en alegría, destacando ese importante mensaje de fe que transmitió Su Santidad Juan Pablo II, al establecer el segundo Domingo de Pascua, para celebrar la misericordia.

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal

cardenal