El llamado Black Friday es una jornada de consumismo generalizado que cada año sigue al tradicional Día de Acción de Gracias. Una protesta sindical de esta índole podría empañar el escenario comercial norteamericano durante la temporada navideña que se avecina.

Los trabajadores se organizaron en una coalición llamada Making Change at Wal-Mart (para cambiar a Wal-Mart) y las movilizaciones están programadas para las ciudades de Chicago, Dallas, Miami, Oklahoma, Louisiana, Milwaukee, Los Angeles, Minnesota, y Washington, D.C.

Este viernes alrededor de medio centenar de empleados de WMT adelantaron las acciones y salieron a las calles en California y Seattle en demanda de mejores seguros de salud, reducción de horarios laborales y más justas políticas sobre reducción de plantillas.

En constante competencia con las corporaciones Target y Sears, Wal-Mart es el mayor empleador de Estados Unidos y los salarios que emite representan el sustento de casi dos millones de familias en este país.

Sara Gilbert, una cajera que irá a huelga dentro de seis días, criticó en la televisión nacional que "trabajo a tiempo completo para una de las tres más grandes compañías del mundo, y mis hijos aún dependen para vivir de auxilios estatales para pobres".

Los primeros conatos de protesta estallaron en Los Angeles a mediados de octubre. Según los organizadores, la manifestación que se prevé a partir del día 22 afectará a 12 estados norteamericanos.

Otras federaciones sindicales como OUR Walmart y Corporate Action Network se sumaron a la iniciativa en contra de la megaempresa, anunciaron que difundirán sus campañas en redes sociales de Internet y ya recaudaron 22 mil dólares para la causa, reveló la revista BusinessWeek.