El juicio oral y público en contra de Juan Gregorio Rocha Romero, sus hermanos Pedro José Rocha Romero y Tomasa Rocha Romero, además Franklin Jarquín Hernández y Esneyda del Socorro Orozco Téllez, dio inicio este miércoles.

Los delitos por los que se acusa como coautores a los anteriormente mencionados, son el de secuestro simple y asesinato contra Vilma Trujillo (Q.E.P.D.), quien perdiera la vida en una supuesta ceremonia de sanación, durante la cual fue arrojada, atada a un tronco de pies y manos, a las llamas de una hoguera en la comunidad El Cortezal, Jurisdicción de Rosita en la Región Autónoma del Caribe Norte.

La etapa procesal arrancó una vez concluida la audiencia preparatoria de juicio, donde la defensa, a petición de la fiscalía que acusó de repetitiva la prueba testifical, renunció a uno de los testigos propuestos.

Para el juicio fueron propuestos 6 jurados de conciencia, seleccionados entre 14 personas que acudieron al llamado del poder judicial, y que fueron sometidas a un procedimiento de recusación si motivos de parte de la defensa y fiscalía por igual.

Los testigos conocieron la relación de hechos, donde se relata lo sucedido y los alegatos de parte de los representantes de acusador y acusados.

El proceso es conocido por el Juez V Penal de Juicio de Managua, el Dr. José Alfredo Silva Chamorro. El juicio arrancó este miércoles finalmente, luego de haber sido reprogramado a falta de asistencia de los que formarían parte del jurado.

El juicio fue suspendido y reprogramado para el martes 25 de abril a las 12.35 pm, debido a la ausencia de investigadores locales solicitados por la Fiscalía y los que permitirían a los jurados conocer en orden lógico los hechos, como parte de la estrategia que permitiría demostrar cómo ocurrieron los hechos.

Una vez suspendido el juicio, la acusada Tomasa Rocha Romero negó los señalamientos y afirmó que sería la misma víctima quien producto de la posesión demoníaca se arrojara por su propia cuenta al fuego.