En el acto participaron trabajadores del Ineter, la esposa, hijos y amigos del doctor Rodríguez, así como también representantes de diferentes instituciones del Estado.

Javier Mejía, director del Ineter, destacó que el doctor Rodríguez representa un ejemplo para el quehacer investigativo en Nicaragua.

Señaló así mismo, la “adhesión del científico, del humanista y del revolucionario que se pronunció sin ambages y con claridad por la vida, contra la guerra, por una Nicaragua mejor y por alternativas dignas para el pueblo nicaragüense y para la humanidad”.

“Este es un día muy particular porque queremos rendir un homenaje póstumo, queremos rendir un homenaje a la figura, al ejemplo de una persona que se constituyó en nuestro maestro, en nuestro guía, en nuestra referencia en el campo del desarrollo científico y técnico que esta institución realiza”, destacó Mejía.

La viuda del doctor Rodríguez, Carmen María Lang, agradeció al Ineter por continuar el legado de su esposo, y reafirmó que ´éste además de un científico también era un hombre con firmes principios.

“Como familia queremos resaltar, hacer énfasis en la parte humana de Alejandro y por lo tanto hacer énfasis en sus principios, en su transparencia todo el tiempo”, dijo Lang, quien convivió con el doctor Rodríguez durante 30 años.

Alejandro Rodríguez, se graduó como físico en la Universidad Autónoma de México (UNAM) y se doctoró en Geofísica en la Universidad Louis Pasteur de Strasburgo, Francia.

Fue el creador, fundador y primer director del Ineter, Institución que nació durante la primera etapa de la revolución en los años ochentas.