La producción de cerdos en nuestro país avanza de manera positiva, según los registros de los primeros meses del año. En ese periodo, se han alcanzado seis millones de libras de carne, lo cual permite un estimado de cierre para el 2017 de unos 26 millones de libras a nivel nacional. Asimismo, en este primer trimestre se han importado mil toneladas de carne de los Estados Unidos, lo cual es un reto a vencer por parte de los productores nacionales.

De cara a enfrentar esta situación, los productores junto al gobierno, trabajan en la creación de mecanismos para enfrentar la situación y aumentar el consumo de carne de cerdo nacional, fortaleciendo de esta manera la economía nacional.

En comparación al mismo período, pero en 2016, la cantidad en importaciones es mayor, con un incremento del 8%, razón por la que estamos trabajando junto al Gobierno en el desarrollo de una norma de etiquetado de la carne de cerdo, con la cual demostramos al consumidor el tipo de producto que está consumiendo, pues dentro de la etiqueta se contempla la información necesaria. Nosotros prevemos que para julio esté aplicada la misma”, señaló Marcos Umanzor, Presidente de la Cámara Nicaragüense de Porcicultores.

A pesar de la situación, el sector porcicultor señala que las expectativas para este año son bastante amplias, tomando en cuenta que la producción de carne se ha venido incrementando en comparación con el año pasado.

Para este año proyectamos un crecimiento por encima del 5%, se han hecho grandes inversiones en infraestructura, genética y otros factores que ayudan a la competitividad del sector, así como el dinamismo, lo cual se debe a la demanda de la carne en el país. La idea es ser cada vez más eficientes y de esta manera competir con la carne importada”, refirió Umanzor.

El gobierno ha venido dando acompañamiento a los porcicultores, lo cual abre las brechas y les permite crecer en cuanto a producción y exportaciones se refiere.

El sector ha tenido un crecimiento que no era tan esperado, en este primer trimestre se alcanzó una matanza de 57 mil cabezas, registrando un crecimiento del 5% y una producción de carne de 6.4 millones de libras, equivalente al 8% de crecimiento. Hay un mejoramiento genético y mejores prácticas en la producción industrial. Nosotros como Gobierno venimos sosteniendo pláticas con el sector, trabajando en la creación de normas y la tecnificación de los productores”, destacó Ovidio Reyes, Presidente del Banco Central de Nicaragua.