El primer ministro de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, anunció hoy el pronto despliegue del sistema antimisiles estadounidense THAAD en territorio nacional, tras recientes maniobras militares de la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Hwang puntualizó que Seúl y Washington acordaron reforzar aún más la preparación de la alianza y adoptar 'medidas punitivas' si la RPDC no detiene las pruebas de misiles balísticos.

'No hay ningún cambio en la posición básica de Corea del Sur y Estados Unidos para proceder, como estaba previsto, con los preparativos para una pronta operación del sistema THAAD contra el avance de la amenaza nuclear y de misiles de Corea del Norte', precisó el Ministerio de Defensa surcoreano.

Recientemente Estados Unidos envió parte de su flota de ataque a aguas de la región, encabezada por el portaaviones USS Carl Vinson, en una maniobra sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Pyongyang considera tal decisión una muestra abierta de hostilidad y amenaza latente, así como los continuos ejercicios militares en las costas cercanas a la RPDC.

De ahí que las autoridades norcoreanas realicen pruebas frecuentes en su programa de armamento nuclear, con el objetivo de verificar las estrategias de defensa nacional ante posibles ataques.

El acuerdo para desplegar el Thaad causó inconformidades y críticas en la península coreana y en la región, incluyendo a China y Rusia.

Según expertos, las unidades THAAD tendrán entre cuatro y nueve lanzaderas, cada una con ocho interceptores, y contará con un poderoso radar capaz de detectar misiles entrantes a grandes distancias.