En un colorido y artístico recorrido, característico del pueblo indígena de Monimbó, los fieles católicos de Masaya acompañaron a la imagen de Jesús en la denominada procesión de Vía Sacra, misma que partió de la Iglesia Magdalena y culminó en la parroquia El Calvarito de Monimbó.

"Los cristianos católicos del mundo nos unimos en esta meditación hoy en día de la Cruz. Hoy Viernes Santo meditamos en la Cruz que nos redime, no la Cruz como muerte sino en el sentido de vida (porque) la Cruz para los cristianos es ese signo de vida porque Cristo ahí murió para darnos la vida a nosotros, y su muerte sirvió para la redención del mundo entero", manifestó el párroco de la Iglesia de Magdalena, Padre Edwin Román.

via-sacra

Las calles de este barrio indígena fueron adornadas con cortinas y alfombras de aserrín a la espera del paso de la imagen que también se hacía acompañar por niños y niñas vestidas alegóricamente a los tiempos de Cristo como pago de promesas asumidas por sus padres.

Aracely Palacios, quien participó por primera vez de esta tradición religiosa, manifestó que se decidió a llevar a su pequeño hijo vestido de soldado en búsqueda de inculcarle los conocimientos sobre la vida de Jesús, quien entregó su vida por nuestros pecados.

via-sacra

María José Ortiz afirmó que ya es una tradición en su familia vestir a los niños de alguno de los personajes bíblicos como una muestra del fervor cristiano que profesan.

"Como cristianos nosotros debemos poner las esperanzas y el amor hacia el Señor Jesucristo, abriendo nuestro corazón para que Él entre con amor a nuestras vidas y entregarnos a Él", expresó uno de los fieles que año con año participa de la procesión ofreciéndose como cargador de la imagen.

via-sacra

via-sacra