Su eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, participó junto a las familias católicas en el Santo Viacrucis, que salió del Colegio Teresiano en Carretera a Masaya hasta la Catedral de Managua.

"Hoy es un momento muy importante de esa fe sencilla, humilde a como es nuestro pueblo, pero con un corazón grande participando hoy en el Santo Viacrucis", manifestó su eminencia.

En esta reedición de las últimas horas de vida del Señor Jesucristo en el Viacrucis Penitencial, miles de devotos caminaron de rodillas, con los ojos vendados, vestido con túnicas, cruz y corona de espinas, pagando promesas y pidiendo indulgencias.

"Recordamos con esto la Pasión del Señor y qué hermoso que la gente se sienta unida y que sigan orando para que cesen las guerras, que aquellos hombres que propician el armamentismo y que en aquellas naciones que tienen la industria de las armas vayan vaciando su poder para que no exista más guerra, ya no existan más armas y como dice el papá Francisco está muriendo mucha gente por intereses personales", indicó.

"Nuestra exhortación es para que cese la guerra, vemos muchos jóvenes y eso es el futuro, hoy vemos muchos jóvenes pagando promesas, muchas mujeres con sus hijos y así que ojalá esta devoción de la gente sigue y estos actos a mí me fortalecen", refirió.

Sobre los accidentes de tránsito, el Cardenal Brenes recordó que "desde antes de Semana Santa hemos estado promoviendo con otras instituciones la prudencia del peatón, el pasajero y el conductor, así que a todos los invito a tener mucha prudencia".

Por su parte, la jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, manifestó que efectivamente los accidentes de tránsito son un gran problema, de ahí la importancia de acudir a este tipo de conmemoraciones. En este sentido, dijo que asistió al viacrucis "dando las gracias por la paz en el país y pidiendo que se fortalezca más, y por los accidentes de tránsito que ha sido una de las causas de más muertes en el país".

Doña Blanca Mujica fue una de las miles de promesantes que con sus ojos vendados caminaba de espalda para dar las gracias al Señor por los favores concedidos.

"Vengo porque soy devota de la Sangre de Cristo y por una promesa que hice por mis hijos, para que ellos tengan prosperidad y por eso estoy aquí año con año porque Dios me ha cumplido", dijo Blanca, que tiene 37años pagando está hermosa promesa.

La joven madre Kenia Cruz, explicó que año con año trae a su hijo a pagar promesa al Señor.

"Desde que nació mi hijo hace ya diez años vengo a pagar promesa, mi hijo nació sin calcio, a mí me dio preclamsia y gracias a la Sangre de Cristo me lo sanó".

El niño kenry Sosa Cruz, manifestó: "Venimos a hacerle está promesa al Señor por eso vengo vestido de Jesús porque él es el Señor todo poderoso".

"Le digo a otros niños que siempre crean en Él que tengan esperanza que Él siempre estará ahí", aseguró.

Igual se refirió el joven Leol Marcial. "Todos los años vengo a pagar esta promesa de sanación, tengo dieciocho años haciéndolo y le puedo decir que la Sangre de Cristo tiene poder", manifestó.

 

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis

viacrucis