Miles de pobladores de Masaya acompañaron a Jesús de Nazaret durante la procesión que todos los miércoles santos, se realiza desde la parroquia San Miguel hasta la vivienda de la tradicionalista Marta Toribio, mayordoma de ofrenda de estas festividades en el barrio Monimbó.

Desde muy tempranas horas, los promesantes de todos los rincones de Masaya llevan ofrendas como frutas de la temporada, plátanos, cocos, que son entregados a la parroquia para hacer un sabroso almíbar.

“Soy continuadora de las promesas que han hecho mi familia entre ellas mi abuela Carmen Toribio, que desde muy niña mi inculcó la fe religiosa y eso me ha motivado a seguir conservando estas bonitas tradiciones entre las cuales tenemos el recibimiento de Jesús Nazareno, el divino maestro o el galileo como también suelen llamarle. Somos participe del verbo amar, que es lo que nos enseño Jesús”, afirmó Toribio al momento de recibir la santa imagen en su hogar.

En la parroquia San Miguel, la imagen de Jesús Nazareno, es arreglada con motivos de la naturaleza, como un homenaje a la Madre Tierra, que proporciona los ricos alimentos que son ofrendados por los promesantes.

El miércoles santo se celebra la tradición del huerto de la ofrenda de Jesús, evento religioso que se realiza toda la tarde y posteriormente la imagen regresa a la parroquia, para hacerse una vigilia toda la noche.

Los masayas desde muy temprano se van a los mercados a comprar los frutos, que luego los ofrendan para ayudar a las actividades de la parroquia San Miguel, que dirige el presbítero Edwin Román Calderón.

huertos_masaya

huertos_masaya