Las autoridades salvadoreñas insistieron hoy en mantener la calma ante la reactivación de la falla que recién desató un enjambre sísmico en este país, y descartaron una supuesta reactivación del volcán San Salvador.

Desde la noche del domingo al amanecer de este martes fueron registradas 364 réplicas sísmicas de diversa intensidad, 42 de ellas perceptibles y una de gran magnitud, con 5.1 grados en la escala Richter, que preocupó incluso a los habituados a estos movimientos telúricos.

'No es fácil decirle a la gente que guarde la calma, pero es necesario mantenerla para saber actuar con precaución', señaló el sismólogo Rodolfo Torres, quien negó que hubieran indicio de movimiento de lava en el subsuelo del volcán capitalino.

El especialista recordó que después de los grandes terremotos de 2001 hubo una relajación en la actividad sísmica en el área metropolitana de San Salvador, y ocurrió una acumulación de energía que evidentemente ha vuelto a activar la falla.

Manuel Díaz, gerente de Geología del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, señaló que a medianoche hubo un período de quietud, pero a partir de las 02:00 hora local se reanudaron los temblores, el mayor de ellos de 3.0 grados en la escala de Richter.

De hecho, la sensación de tremor es constante, aunque los súbitos retumbes que sacudieron a la ciudad todo el lunes se apaciguaron, y los salvadoreños retoman sus actividades diarias, mientras las autoridades inspeccionan las afectaciones.

El Ministerio de Obras Públicas comenzó ya las reparaciones en la carretera de Los Chorros, cerrada desde anoche, cuando un peñasco se desprendió de la ladera y aplastó un automóvil, matando a uno de sus tripulantes.

A su vez, el gobierno advirtió que tomará medidas contra varios centro comerciales donde la evacuación fue demorada por la insistencia de los empleados en cobrar el estacionamiento, y enfatizó en la necesidad de guiarse por informaciones oficiales, no por rumores.