"EE.UU. no espera una respuesta de Moscú por el ataque contra Siria", ya que "Rusia no era su objetivo", ha declarado este domingo el secretario de Estado de EE.UU, Rex Tillerson, en el programa de CBS News 'Face the Nation'.

Asimismo, las autoridades estadounidenses, que siempre han abogado por derrocar al presidente sirio, Bashar al Assad, han anunciado que quieren que los sirios "decidan por sí mismos su destino y el de Al Assad". Tillerson también ha sugerido un método para que se impogna una solución política en el país árabe, y que pasa por "imponer un alto el fuego" y crear "zonas de establidad".

Por otra parte, el secretario del Estado no se ha mordido la lengua a la hora de culpar Rusia de "fracasar" como "garante de la destrucción de las armas químicas de Siria" acordada en 2013.

En este sentido, la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova, salió al paso de estas acusaciones y declaró este sábado que "todo el mundo estuvo involucrado en el proceso de desmilitarización química de Siria sobre la base de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU", por lo que Moscú mantiene "la misma relación" con este proceso que, por ejemplo, EE.UU.