El pescado frito, sopa de queso, sopa de mariscos, arroz con gaspar y pino del iguana, son los principales platillos que la población demanda cada viernes de Cuaresma en los comedores populares del mercado Roberto Huembes, como una manera de conservar las tradiciones nicaragüenses.

“Todos los años vengo a comprar, la comida es buena, vale la pena darse un gusto en esta temporada, manteniendo nuestras tradiciones y tenemos que consumir lo nuestro, expresó María Consuelo Ramírez, una fiel consumidora de comidas de Cuaresma del Huembés.

Doña Lucila Orozco Amador, es una mujer de aproximadamente 79 años de edad y que desde los 15 aprendió de su mamá la bella tradición culinaria para preparar y comercializar los platillos típicos de la temporada de verano, conocimientos que posteriormente transmitió a su hija, siendo ésta última quien está a cargo del negocio familiar en el populoso centro de compras.

La especialidad de Orozco ha sido el pinol de iguana, alimento que continúa preparando de la misma manera que le enseñó su mamá, dado que considera muy importante conservar nuestra gastronomía tradicional.

“En la época de Cuaresma siempre preparamos estos platillos, fue mi mamá quien inició esta tradición en el mercado Roberto Huembes y ahora mi mamá está descansando y nosotros seguimos la tradición con la misma cuchara, el mismo sabor”, declaró María Elieth Rodríguez, hija de Orozco.

Ninoska Pérez aseguró, que como buenos nicaragüenses debemos procurar comer este tipo de alimentos en las temporadas indicadas para conservar nuestras raíces, sobre todo que en mercados como el Roberto Huembes siempre se tiene una buena oferta de sopas como la de queso y el arroz con gaspar.