La firma de recepción de equipos entregados por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), la explicación de la matriz de diseño del proyecto, el informe de avances del 2016 y el plan operativo del 2017, son los principales temas que se abordaron durante la Primera Reunión del Comité de Coordinación Conjunta para el Proyecto de Fortalecimiento de Capacidades del Centro de Asesoramiento de Tsunamis en América Central (CATAC), que se llevó a cabo este viernes en Managua.

Este proyecto es apoyado y financiado por la Cooperación Japonesa, institución que ha tenido una larga trayectoria de cooperación con Nicaragua, principalmente a través del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) con programas de asistencia técnica, fortalecimiento de la vigilancia sismológica y para tsunamis.

CATAC se desarrolla en coordinación con los países de la región centroamericana, contribuyendo en la vigilancia ante la amenaza por tsunamis, lo cual se enmarca en el objetivo fundamental del Gobierno Sandinista de salvaguardar la vida de la población.

“Gracias a este proyecto y a la alta sensibilidad de nuestro Gobierno en temas de preparación de riesgos ante las amenazas naturales y la preparación ante los mismos, estamos toda la población nicaragüense mejor preparada para prevenirlos y afrontarlos. Sin embargo, debemos estar siempre atentos y vigilantes y debemos cada vez más mejorar nuestra preparación, mejorar nuestras herramientas a como ahora estamos haciendo con el proyecto CATAC”, expresó Vladimir Gutiérrez, Co-Director de Ineter.

jica_nic

El representante de JICA en Nicaragua, Hirohito Takata, destacó el apoyo que desde la Agencia se le ha brindado a Nicaragua con proyectos a través de los cuales se ha mejorado la infraestructura económica y social de la investigación, así como la capacidad de los funcionarios de las instituciones nicaragüenses.

Por otro lado, señaló que CATAC es uno de los proyectos de cooperación técnica que se ejecuta con Ineter, que surgió en CEPREDENAC con la idea de crear un centro regional de alerta de tsunami, siendo Nicaragua el país que gestionó desde 2011 la creación de dicho centro.

“Tomando en cuenta la experiencia que tiene Japón en estudiar estos eventos naturales y desarrollar acciones para la prevención de desastres, recordemos que en marzo del año 2011 Japón fue fuertemente afectado por un tsunami provocando muchas pérdidas económicas y vidas humanas, lo que nos ha dejado muchas lecciones que queremos transmitirlas a través de nuestra cooperación”, comentó.

Para el representante de JICA, con CATAC las condiciones para la prevención de desastres en Nicaragua y la región centroamericana se fortalecerán al mejorar la capacidad de predicción de tsunamis y emisión de la alerta por parte de Ineter de los países centroamericanos.

“De esta manera continuamos desarrollando en toda la región acciones para la gestión de riegos ante desastres naturales. Seis meses después de iniciado el proyecto serán definidas las rutas que tenemos que recorrer para hacer de CATAC un centro de referencia en la región y ante organismos internacionales relaciones a los sistemas de alerta temprana de tsunami”, dijo Takata.

Según Hirohito, con este proyecto se está equipando salas para capacitación, se están diseñando los contenidos de cursos de entrenamiento a las contrapartes del proyecto entre otros avances.