Un inmenso mar humano se tomó las calles de Rivas, para participar en la procesión de Jesús del Rescate que se realizó este Viernes de Dolores.

La procesión que inició en el Santuario Nacional en Popoyuapa, Rivas, fue presidida por Monseñor Jorge Solórzano, Arzobispo de la Diócesis de Granada y por todo el clero.

En horas de la mañana, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo José Brenes, presidió la Eucaristía en la que llamó al pueblo nicaragüense a depositar su fe y devoción en la milagrosa imagen de Jesús del Rescate.

"No hay duda que para nosotros los peregrinos, porque para mí es mi 68 visita al Santuario, porque como peregrino mi primera vez fue en vientre de mi madre y año con año vengo a acompañarla y veo con alegría que esta fe no desaparece y cada día se ve fortalecida", declaró Brenes.

Aprovechó la masiva asistencia a la Eucaristía y la procesión, para ratificar su llamado a las familias nicaragüenses a vivir una Semana Santa donde prevalezca la paz, el fortalecimiento de la fe y la convivencia intima con Dios.

"Que el domingo de Pascua todos demos un solo grito; Cristo ha resucitado y vana sería nuestra fe si Cristo no hubiese resucitado, así que nos preparamos para ese gran momento del triunfo de Cristo sobre la muerte, Él es nuestro Rey, Él nos ha reunido y nos ha rescatado", añadió el alto prelado minutos antes de iniciar la procesión que recorrió las principales calles de Rivas, que lucieron engalanadas con los colores de la Iglesia.

Un pueblo que crece en fe y devoción

Instó a las familias que van a visitar los balnearios y centros turísticos, a conducir con actitud preventiva para evitar hechos lamentables.

De esta jornada religiosa, hay que destacar la actitud de los devotos, muchos recorrieron largos trayectos en bus, incluso hubo decenas de vehículos que llegaron una noche anterior.

"No importa que me haya desvelado, no me ha importado no comer, pero aquí estamos cumpliendo a Jesús del Rescate, cumpliendo nuestra promesa", dijo Iveth Morales, habitante de Chichigalpa en Chinandega.

El señor Héctor Rivera y su familia, elaboraron la túnica con la que se vistió la Santa Imagen para la procesión, la que fue seleccionada de 9 propuestas presentadas por los promesantes.

Es la segunda ocasión que la familia Rivera presenta una túnica para vestir la imagen de Jesús del Rescate, lo hace en agradecimiento por el milagro que hizo en su hijo diabético, que estuvo al borde de la muerte y tras la súplica y oraciones, se mejoró por gracia de Dios.

Los centenares de carretas peregrinas que vienen de varios departamentos, hoy salieron rumbo a sus lugares de origen, tras varios días de permanecer en el Santuario Nacional de Popoyuapa, cumpliendo su promesa a Jesús del Rescate.