Desde muy tempranas horas de este miércoles el campo deportivo del Mercado Roger Deshon quedó pequeño para los pobladores de los barrios El Recreo, Luis Alfonso Velázquez Flores, San Judas, La Esperanza, Carlos Fonseca, Villa Roma, Bertha Calderón, Los Trejos, El Pinolero, Santa Andrés Castro, Walter Calderón, El Pilar, Santa Sur, entre otros.  

A este nuevo episodio de restitución de derechos, se hicieron presentes Monseñor Eddy Montenegro, la vicealcaldesa de Managua, compañera Reina Rueda, miembros del Gabinete del Poder Ciudadano y pobladores protagonistas que llegaron desde los cuatro puntos cardinales del Distrito III.

“Cada día son más familias que se convierten en protagonistas de estos programas, que en el próximo periodo municipal continuarán con mayor fortaleza.  En el Distrito III es la sexta entrega de Plan Techo y es uno de los programas que es recibido con mucho cariño, con mucho amor y con los brazos abiertos de parte de los pobladores, que al mejorar su techo mejoramos la salud”, manifestó Rueda.

El gozo se ve en rostros de familias

“No hay duda que el impacto los vemos reflejado en el rostro de las personas cuando reciben su Plan Techo, ellos mismo lo dicen y ustedes (a periodistas) han grabado las declaraciones de cantidad de poblaciones de toda Nicaragua, donde expresan la alegría y el gozo”, patentizó Monseñor Eddy Montenegro.

Las palabras del alto prelado, fueron ratificadas por la señora María Teresa Figueroa del barrio El Recreo, quien aseguró sentirse muy feliz por protagonizar este programa, que “ha significado un gran tesoro para los pobres y se lo debemos al único presidente que se ha preocupado por miles de nicaragüenses de escasos recursos”.

“Este zinc me cae muy bien porque tengo bastante deteriorada mi casa y la lluvia dejara de ser un problema”, remató Figueroa.

Ana Cisneros del barrio El Pilar, al momento de recibir sus diez laminas de zinc, alzo sus brazos al cielo y exclamó “gracias Señor Jesucristo por tener en el Presidente Daniel a uno de tus mejores hijos, Gracias Dios por acordarte de los pobres”.

“Es una bendición recibir estas laminas y muchas gracias al Comandante Daniel Ortega porque se acuerda de la pobretería del país, es el único que lo hace junto a su esposa Rosario Murillo”, expresó doña Ana, una mujer delgada que asegura vender tortillas para sus vecinos del barrio El Pilar.