Sony prepara notables mejoras en sus cámaras, de entrada los sensores retroiluminados superarán los dos dígitos de megapixeles para llegar a los 150 en 2018.

De acuerdo con un informe publicado recientemente por Sony Semiconductor Solutions Corporation, la empresa tiene un plan de desarrollo para 2018 donde comenzarán a elaborar sensores de imagen de alta resolución destinados al mercado de formato medio.

Durante una conferencia dentro del CeBit 2017 de Alemania, Sony habló de dos de sus nuevos proyectos: el sensor IMX461 de 100 Mpx que tiene un tamaño de 44 x 33 mm y el que sería una bomba para el próximo año, el IMX411, que incluirá 150 megapixeles en un tamaño de 40.4x 53.7 milímetros retroiluminado con versión monócroma. Entre las mejoras que estos sensores traerían están el que podrían tomar imágenes de estructuras microscópicas y podrían aplicarse, por ejemplo, a drones de vigilancia.

En cuanto a los precios, se prevé que este nuevo sensor de 150 megapixeles no encarezca las cámaras, pero sí mejorará notablemente la calidad de las imágenes en productos de formato medio.

Por otra parte, el informe mencionado también dice que Sony está desarrollando sensores de alta sensibilidad para uso nocturno, lo cual sería una herramienta muy útil en el sector de la seguridad. Además, la compañía japonesa también produce estos sensores para otras empresas como Nikon y Phase One, quienes también incorporarían esta tecnología a sus productos.