Sandomingo, expresó lo anterior al finalizar la presentación de un proyecto de apoyo al sector turístico por más de 8 millones de euros que serán canalizados al INTUR por medio de la Agencia Luxembuirguesa de Cooperación (Lux-Development).

“A pesar de la crisis, nuestro  compromiso con el desarrollo y con la cooperación al desarrollo no se va a reducir  más allá de lo que sea estrictamente indispensable  y no va a afectar a nuestra cooperación  con América Central y con Nicaragua en particular”, aseguró Sandomingo.

El diplomático precisó que a pesar de la crisis que atraviesa la UE, ese bloque económico  “sigue siendo un socio importante para América Central”.

“No hay que olvidar que con crisis o sin ella, seguimos siento el mercado más grande del mundo, la potencia comercial más grande del mundo,  y  un conjunto de 27 países con unos niveles de  capacidad adquisitiva que van mas allá, muy por arriba, en algunos casos, de los  30 mil dólares de renta  per cápita y yo les aseguro que sigue siendo  un mercado muy atractivo”, manifestó.

El alto representante europeo también se refirió a la entrada en vigencia del Acuerdo de Asociación (ADA) entre la UE y América Central, el cual Nicaragua fue el primer país en ratificar.

Sandomingo valoró que eso da muestra del compromiso de Nicaragua con el ADA y también con el desarrollo del proceso de integración regional que en buena medida es  uno de los componentes fundamentales del ADA.

“Nosotros esperamos que la implementación del Acuerdo marque un antes y un  después en las relaciones entra las dos regiones”, indicó Sandomingo y agregó que el tratado incluye otros pilares que son fundamentales para asegurar el desarrollo sostenible en la región como el  pilar político y el pilar de la cooperación.

“Entre la UE y América Central y entre la UE y Nicaragua hay relaciones en materia de dialogo político y en materia de cooperación, pero nosotros creemos que el acuerdo enmarca  ese diálogo en una perspectiva y en un marco  completamente diferente; lo que hasta ahora es una  relación tradicional entre donantes y receptores, ahora pasa  a ser una relación entre socios que definen  juntos sus prioridades, que definen juntos sus objetivos y que ejecutan de manera conjunta los programas”, afirmó Sandomingo.