Los pescadores se extraviaron desde el pasado 30 de octubre en la lancha Galilea II, y fueron encontrados en aguas guatemaltecas a 300 metros del Puerto San José en el país vecino. Actualmente, por instrucciones del Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, se están haciendo las gestiones pertinentes para el traslado de los hombres, por lo que las familias están reunidas esperando este feliz y fraterno encuentro.   

Kenia Martínez, familiar de uno de los pescadores encontrados, explicó que este 12 de noviembre, a las 6 y 30 de la noche, se puso en contacto con su esposo el pescador Arling Mojica, quien habló desde Guatemala al momento en que se encontraba cenando por primera vez después de tantos días extraviados en alta mar.  

"Personalmente mi esposo me habló ayer, y me dijo: Amor, soy yo, Lito. Y yo no lo podía creer porque pensé  que iba a salir por mar o por aire, y cuando me habló por lo primero que me preguntó es por cómo estaban los niños, y yo lo escuchaba y no lo podía creer. "No te preocupés, que estamos bien todos, me dice, y a esa hora que me llamó me dijo que ya estaban cenando, y me dijo que sólo les iban a hacer un chequeo médico", dijo Martínez llorando de felicidad.

La esposa del pescador Mojica dijo sentirse muy agradecida con el Gobierno Sandinista, quien desde que reportaron el desaparecimiento de los 4 pescadores no han parado de realizar una exhaustiva búsqueda por mar, aire y tierra, a través de los equipos rescate de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua y comunidad organizada.

"El Presidente Daniel y la Compañera Rosario nos han apoyado vía aérea, vía marítima, y vía terrestre porque siempre estuvieron pendientes para ver cómo estábamos, jamás nos desamparó la Primera Dama (Compañera Rosario), y le doy un fraterno abrazo, y me gustaría que estuviera aquí para abrazarla y darle mil gracias personalmente, y le damos gracias al Presidente Daniel, a todo el pueblo de Nicaragua", manifestó muy emotiva.

Blanca Olmos, esposa del capitán de la lancha Galilea II, destacó la efectiva búsqueda de los 4 pescadores, donde se tuvieron que hacer comunicaciones directas con los demás países centroamericanos.

"Esta búsqueda fue verdaderamente efectiva, porque luego de 14 días que pasaron ellos en alta mar, y encontrarlos con vida, eso fue verdaderamente obra de Dios; este era un propósito de Dios, porque sólo Dios sabe la ausencia, el vacío que yo sentía sin mi esposo, y yo lo recordaba siempre, y me imaginaba que estaba bien, que estaba con la compañía de Dios, y me ocultaba de mis hijos, para que ellos no me vieran la tristeza", expresó.

Claudia Patria Solórzano, conyugue del pescador Giovanni Molina, aseguró que sostuvo comunicación con su esposo la noche de ayer, y este le dijo que habían logrado sobrevivir gracias al amor que Dios les tiene, quien además le dio la idea de alimentarse con sangre de tortuga, y lograr recoger agua durante los días lluviosos.

"Estoy muy feliz y satisfecha y doy gracias a Dios por ser tan maravilloso, por ser tan misericordioso, lo amo a Dios, porque yo siempre tuve la fe y esperanza, y siempre estuvimos positivas; y el gobierno nos ha apoyado en todo, todo, nos ha apoyado siempre, y siempre estuvieron pendientes, y llamándonos, y la Compañera Rosario puso a la orden un helicóptero para cuando se encontraran", dijo alegre.

Por su parte, Ruth Luna Sandoval, Gerente Propietaria del Hotel-Restaurante Summer, quien ha sido una de las compañeras que ha dado acompañamiento constante a las familias de los pescadores, explicó que la búsqueda fue un equipo verdaderamente muy unido, con mucha fe y esperanza.

"A partir del 30 comenzamos a buscar a los compañeros, y recibimos un 100% del apoyo de la Compañera Rosario Murillo, el Comandante Daniel Ortega, el doctor Guillermo González quien es Director del SINAPRED, la Alcaldía Municipal de San Rafael del Sur, y todo el pueblo en general, las Cooperativas de Turismo y las Cooperativas de Pescados de esta zona, y todo fue una unidad grande, y siempre nosotros mantuvimos la fe que ellos podían estar vivos", detalló.

Hasta el momento, decenas de familias de Masachapa se encuentra reunidas en el Hotel Summer, organizando lo que en tan solo unas horas será un encuentro lleno de amor, de fraternidad y mucha reconciliación, luego de pasar tanto tiempo sin la presencia de los 4 pescadores. Además han acordado celebrar una actividad religiosa,  a media noche, para agradecer a Dios esta nueva oportunidad de vida.