La resolución de condena al bloqueo impuesto por Estados Unidos contra Cuba ha sido aprobada en 21 oportunidades anteriores, la primera vez en 1992 con 59 votos a favor, 3 en contra y 71 abstenciones. Las décadas de medidas unilaterales que han generado pérdidas por el orden de un billón de dólares

En el 2011, la Isla recibió apoyo de 186 países miembros de la ONU (de un total de 193) con los únicos votos en contra de Estados Unidos e Israel y las abstenciones de Islas Marshall, Micronesia y Palau.

 

La República de Cuba ha recibido el respaldo unánime de las naciones del mundo en numerosos foros, en donde además de condenarse el bloqueo se ha demandado al Gobierno de Estados Unidos su inmediato levantamiento.

Las votaciones comenzaron el 24 noviembre de 1992, cuando la 47 sesión ordinaria de la Asamblea aprobó por 59 sufragios a favor, tres en contra y 71 abstenciones la primera resolución en ese sentido.

El bloqueo fue impuesto de manera oficial en febrero de 1962, bajo la administración del presidente John F. Kennedy, pero ya el Gobierno estadounidense había impuesto ciertas sanciones desde 1959, año del triunfo de la Revolución Cubana.

Entre las más importantes medidas, desarrolladas abierta y encubiertamente por EE.UU. contra Cuba destacan la invasión a Bahía de Cochinos en 1961, la expulsión de la isla de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1962, cerca de 600 intentos de asesinato de su líder histórico, Fidel Castro, la voladura de un avión civil en pleno vuelo en 1976 y múltiples acciones de terrorismo dentro del territorio cubano, así como reiteradas formas de guerra bacteriológica.

La resolución de condena al bloqueo había sido aprobada en 19 ocasiones anteriores, la primera vez en 1992 con 59 votos a favor, 3 en contra y 71 abstenciones.

Las décadas de bloqueo que ha sufrido Cuba ha generado pérdidas por el orden de un billón de dólares, además de una sistemática persecución hacia países, empresas e instituciones que intentan o buscan entablar algún acuerdo comercial o de otra índole con la isla.

Además de los perjuicios económicos, el país caribeño ha denunciado constantemente afectaciones humanas invaluables.